“Dreamers”



En temas migratorios de incumbencia para México y Estados Unidos, lo es sin duda los “soñadores” o ` dreamers´ en el vecino país del norte. Esto viene a propósito de las recientes manifestaciones en contra de los efectos de la cancelación del DACA. 

Una decisión ejecutiva de Gobierno de Donald Trump, que desde campaña anunció como una de sus promesas cancelar el  programa cuyos beneficiarios, migrantes indocumentados que apenas siendo niños, habrían llegado a tierras yanquis, trayendo como consecuencia eliminar la protección migratoria, misma que les reportaba a los “dreamers” ciertas ventajas. 

 “Deferred Action for Childhood Arrivals”, o bien D.A.C.A. por sus siglas en inglés, significaba hasta antes de septiembre pasado: permiso para trabajar, obtención de licencia, así como adquisición de seguridad social entre otras cosas a un aproximado de 800,000 jóvenes.  México por cierto con un alto porcentaje, el 73% de estos jóvenes `soñadores´ 

Permítame decirle estimado lector que en 2012 durante el Gobierno de Barack Obama, se lanzaba la `Acción Diferida para los Llegados en la Infancia´, que es prácticamente en lo que consistía dicho programa.  Aunque no se trataba del otorgamiento de ciudadanía, si aprovechaba  preparación y formación universitaria otorgada a `estos niños´ por parte de las escuelas y universidades gringas. 

Los requisitos, desde luego, no haber cometido ningún delito, haberse introducido al país antes de los 16 años y tener menos de 31 años. 

Si bien es cierto que la cancelación, -pugna del actual gobierno del norte-  obedece a una política proteccionista del también dueño del emporio “Trump World Tower”. Su discurso se centra en las oportunidades que engloba, argumentando que éstas le corresponden a los estadounidenses. 

Y,  aunque apenas en enero de este año,  un Juez de California, se pronunciaba a favor del DACA, bloqueando así la decisión del Ejecutivo de ponerle fin al referido programa, la realidad es que el futuro de los dreamers quedaba en manos del Congreso que tampoco pudo llegar a una solución legislativa que resolviera de fondo la problemática y que desencadenara en múltiples protestas de jóvenes frente al Capitolio recientemente.  

Así, uno de los  Presidentes más criticados de la historia de los Estados Unidos por su peculiar forma de gobernar, defiende enérgicamente sus intereses nacionales, aunque ello traiga consigo importantes pérdidas económicas. 

Por ende,  este asunto que resulta violatorio de derechos humanos, discriminatorio y xenofóbico, tal como lo calificó en nuestro país el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, abona a hacer más profunda de la por sí minada relación bilateral, si tomamos en cuenta otro de los temas que han venido calando hondo en la consciencia global como lo es la construcción del muro fronterizo México- Estados Unidos.  

En tanto, una medida que desprotege a nuestros connacionales que cuando niños y jóvenes se internaron en E.U. para enfrentar ahora la deportación que ha venido sucediendo durante los últimos seis meses de haberse oficializado cuando a decir verdad su único `delito´ fue seguir a sus padres. Y que precisamente por esa misma razón y circunstancias hoy día no conocen otra patria que no sea los Estados Unidos ¿Cuál es la actitud que debe tomar México ante todo esto?

 Si el bono poblacional que representa para la ciudadanía anglo, el ingreso per cápita, así como capital de conocimiento, no fueron pauta para la toma de decisiones más inteligentes y humanas. 

¿Estilo radical de un gobernante cuyo discurso del odio se impone frente a la razón o simple y llanamente crueldad de un hombre sin piedad? Cuestionamiento inevitable, cuando al pensamiento surge: “Dreamers”. 

La autora es Máster en Derecho Público. Egresada UAT- UANL. Abogada, Catedrática, Escritora y Conferencista. Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C.