División de poderes, ¡Ajá!



 

          El presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Mario Delgado Carrillo, en su afán por defender la aprobación de las leyes secundarias de la nueva reforma educativa, no tuvo ningún empacho en reconocer que la división de poderes es letra muerte en nuestro país, luego de afirmar que la fracción mayoritaria de Morena reformará el marco constitucional cuantas veces sea necesaria para cumplir con los compromisos contraídos por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

          Ni siquiera esgrimió que las leyes secundarias mejorarían la calidad de la educación en nuestro país, como lo hacen la mayoría de los políticos, ya que sin ningún recato reconoció que la reforma aprobada por la Comisión de Educación en la Cámara de Diputados, que preside Adela Piña Bernal, cumplió con todas y cada una de las exigencias de dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

 

          Y como seguramente se aprobarán las leyes secundarias por mayoría en el pleno de la Cámara de Diputados a pesar de que ayer diputadas y diputados de la oposición tomaron la tribuna en señal de protesta, seremos testigos de cómo se les entregarán plazas a los egresados de las normales sin ser evaluados acerca de sus capacidades y conocimientos, además de como a dirigentes de la CNTE se les devolverá el control de las plazas magisteriales y se cancelarán las evaluaciones.

 

          Resulta indignante que a las y los legisladores de Morena, PT y PES no les haya importado que niños y jóvenes sean condenados a tener una educación deficiente, ya que está primero cumplir con el compromiso presidencial que pugnar por un futuro promisorio para las nuevas generaciones de mexicanos.

 

          Resulta también condenable que la titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez-Cordero Dávila, haya rechazado que con la aprobación de las leyes secundarias de la reforma educativa se empodere a los dirigentes de la CNTE en perjuicio de la educación de niños y jóvenes.

 

          En fin, la historia juzgará a cada uno que haya impulsado la controvertida reforma educativa de López Obrador, sobre todo cuando se vea que maestras y maestros de la CNTE en lugar de dar clases seguirán con sus paros y bloqueos, luego de abdicar a la rectoría del estado en materia educativa.

 

          En otro tema, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que encabeza el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, no hubiera quedado en ridículo si en lugar de solicitar, advertir y hasta amenazar a la empresa Million para que suspendiera la subasta de 120 piezas de una colección privada de arte precolombino, la administración de López Obrador, mejor hubiera desembolsado 1.3 millones de dólares para recobrar este tesoro milenario que fue sustraído, supuestamente, del patrimonio cultural a cargo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

          De nada sirvió que el embajador de México en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo se haya presentado antes de que se iniciara la subasta de las piezas arqueológicas en la Casa Million, como es el caso de La Coatlicue, Diosa de la Fertilidad y de la Tierra, si finalmente se vendieron en menos de tres horas a coleccionistas del arte prehispánico.

 

          La historia hubiera sido totalmente diferente, si el embajador Gómez Robledo se hubiera presentado con 1.3 millones de dólares para recuperar las legendarias piezas arqueológicas, sobre todo cuando la administración de López Obrador ha destinado más de 90 millones de dólares para reducir la migración de Guatemala, El Salvador y Honduras.

 

          No hay duda, que frenar la migración de Centroamérica se ha convertido en una prioridad nacional, sobre todo después de la amenaza del presidente Donald Trump de imponer aranceles a las exportaciones mexicanas hacia los Estados Unidos, pero también recobrar 95 de las 120 piezas arqueológicas procedentes de culturas prehispánicas de nuestro país, se hubiera podido considerar como un hecho histórico en defensa del patrimonio nacional.

 

          Nadie se hubiera molestado por el gasto de 1.3 millones de dólares, incluso un poco más del presupuesto, a fin de recuperar las piezas arqueológicas de gran valor cultural para México, en lugar de hacer el ridículo ante la comunidad mundial.

 

          Por último, circula por las redes sociales un video de la ceremonia del Grito de Independencia del pasado 15 de septiembre en Ciudad Valles, cuyo alcalde Adrián Esper Cárdenas, se le olvidó el guion para mencionar los nombres de los héroes que nos dieron patria y se puso a gritar una serie de ocurrencias que causó la burla de sus conciudadanos, entre las que se encuentran: “viva el turismo”, “viva nuestra agua”, “viva el aeropuerto huasteco”, preceptos que nunca antes se habían escuchado en una celebración oficial.

 

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com