Dios estimula tu servicio
Por: Benito García Islas | 2018-03-11 04:05:42



Reflexión: “Quien quiera ser grande 

deberá convertirse en un 

siervo “.

                                         Mateo 10:43

Contrario a lo que Dios manda. En nuestro mundo la grandeza de una persona, aplica mas en la política, se calibra por el poder, posesiones, prestigio, y posición. Para exigirle a otro que te sirva. 

En nuestra cultura autogratificante, con su mentalidad de “primero yo”, nunca  aceptaría. Principalmente si le tocó en suerte ser el gobernante, con la mentalidad de “servirse, no de servir. 

Ahora, la Biblia afirma que Jesús midió la grandeza en términos de servicio y no de estatus. Dios determinó, apreciable lector, tu grandeza por el número de personas a las que sirves, no por las que están a tu servicio. 

Esto es contrario al concepto de grandeza que tenemos nosotros los mortales, y que nos cuesta trabajo entender, mucho menos participar. Los discípulos de Jesús discutieron acerca de quién merecía la posición más prominente. 

Dos mil años después, los líderes cristianos todavía se discuten la posición y prominencia en las iglesias, de nominaciones paraeclesiásticas. Miles de libros son escritos para el liderazgo, pero pocos para el servicio. 

Todo el mundo quiere dirigir, nadie quiere ser siervo. Preferimos ser generales que soldado raso. Aun así los cristianos quieren ser “líderes siervos” y no unos simples siervos. Pero para ser igual que Jesús debemos ser siervos. Así fue como él se llamó a sí mismo.

LOS SIERVOS VERDADEROS ATIENDEN NECESIDADES

Los siervos siempre están mirando las maneras de ayudar a otros. Cuando ven la necesidad, no dejan escapar la oportunidad tal como la Biblia nos manda: “En cualquier oportunidad que tengamos, debemos hacer lo que es bueno para todos, especialmente para la familia de los creyentes”.

Cuando Dios pone a alguien en necesidad frente a ti, te está dando la oportunidad de crecer en el servicio. Observa que Dios dice que la necesidad de tu familia en la fe tiene  preferencia, de manera que no la ponga al final de tu lista de cosas por hacer. 

LOS SIERVOS VERDADEROS CUMPLEN CON LO QUE TIENEN

Los siervos no tienen excusas, ni postergan ni esperan mejores circunstancias. Nunca dicen: “uno de estos días. Ni cuando el tiempo sea adecuado”. Sólo hacer lo que se requiere.

La Biblia dice: “Si esperas por condiciones perfectas nunca lograrás nada”. Dios espera que hagas lo que puedas con lo que tienes donde quiera que estés. Servir sin llegar a la perfección es mejor que la más perfecta intención.

Una de las razones por las que muchas personas nunca sirven es porque temen no ser lo suficientemente buenas para servir. Creen en la mentira de que el servicio a Dios es sólo para celebridades.

Algunas de las iglesias han fomentado este mito, calificando de excelente a un ídolo, lo que hace que muchas personas con talento rehúsen involucrarse. Puedes haber oído decir esto: “Si no puedes hacerlo con excelencia, mejor no lo hagas”.

¡Bueno, Jesús nunca dijo eso!. La verdad es que todo lo que hacemos, se ha hecho deficientemente cuando empezamos a hacerlo, así es como aprendemos. 

Recuerda las palabras de Jesús: “Y  cualquiera que le da siquiera un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por ser seguidor mío, les aseguro que tendrá su premio”.

La invitación será siempre, si tú no te has entregado a Cristo, hoy es el día para que lo hagas, él tiene cosas maravillosas para ti…entrégate hoy.

Dios bendiga ricamente a todos mis lectores.