Desenroscando ideas
Por: Ginger Israel Cuellar Santillán | 2018-01-09 03:54:00

El pasado sábado 6 de enero, en el Centro de Desarrollo Humano que preside la maestra Eva María Uribe Carbajal, se celebró el Día de los Reyes Magos. Además de partir la tradicional Rosca de Reyes, este evento fue convocado en coordinación con el ecologista Ubaldo Martínez con el objetivo de reunir a los integrantes de las asociaciones civiles del centro del estado y actualizar el directorio de las mismas.

Los asistentes disfrutaron el rico pan dulce con forma de toroide adornado con rodajas de fruta cristalizada, relleno de nata, crema, cajeta y chocolate.

 Desde luego hubo quienes tuvieron la suerte y sorpresa de que les tocara la figura de un  niño,  hecho plástico. La tradición considera que éstas personas afortunadas reciben las bendiciones de  Dios.

Eventos como este en el que la sociedad civil organizada en asociaciones, se reúne para intercambiar puntos de vista y propuestas relacionadas a sus objetos sociales, se repitieron en las diversas ciudades del estado.

 Puedo decir que esto es una clara manifestación de la evolución de la conciencia y de la participación social de los ciudadanos, cada vez más decididos a dejar de ser testigos mudos y pasivos de los procesos económicos y políticos que le afectan. Más tratándose de un año electoral como el de 2018.

Algo que me parece destacado y que me causó gran satisfacción es que por primera vez se está invitando a participar, a dar su opinión y hacer propuestas directamente a personas con discapacidad, que por muchos años, en el mejor de los casos, solo fuimos considerados receptores de algún apoyo de la asistencia social.

Pude constatar que pese a todos los problemas que persisten, Tamaulipas está cambiando realmente, no solo desde los programas del gobierno, sino sobre todo desde la mente, la actitud y el compromiso de los ciudadanos. 

Entre las propuestas que hicieron los anfitriones me pareció muy interesante y factible, la de revisar y evaluar el ejemplo de una práctica exitosa que se está realizando en el estado de Nuevo León y que tiene como objetivo hacer llegar a los candidatos a un puesto de elección popular, las propuestas de la sociedad civil. Para ello se aconsejó ver la página web www.comovamosnl.org.mx.

Otra propuesta fue la de crear por cada tema relevante para la sociedad, especialmente de los grupos vulnerables, colectivos, de expertos que conjunten ciudadanos y representantes de los gobiernos,  que funcionen como órganos de enlace que se centren a dar soluciones y evaluar el avance en la solución de los problemas prioritarios y más sentidos por la ciudadanía.

Por mi parte, si tuviera la oportunidad de que los candidatos a la presidencia municipal me escucharan les diría que atiendan la escasez de centros de asistencia a personas con discapacidad visual, pues en esta capital solo existe uno: Camino de Luz.

Lo mismo sucede en el caso de otros tipos de discapacidad, faltan centros de capacitación de Lenguaje de Señas para personas sordas y hablantes y centros de rehabilitación y apoyo a personas con discapacidad motriz.

 Ya no basta  una foto de la entrega ocasional de sillas de ruedas, bastones y andadores. El reto para hacer de Victoria una verdadera ciudad incluyente es mucho mayor que eso.

Es tiempo de que el Programa Integra del DIF cuente con un poderoso cuerpo de aliados de todas las demás instituciones de los tres niveles de gobierno y de los organismos de la sociedad civil.

Hay mucho trabajo por hacer; pero siempre se empieza por intercambiar puntos de vista y ponerse a trabajar para hacer realidad sueños y proyectos. Y eso fue lo que hicimos en esta partida de la Rosca de Reyes.