Cuidar al Turismo



 

El pasado mes de abril, durante la semana santa, Tamaulipas tuvo una experiencia importante en materia turística.

Recibió en principalmente en sus playas, pero también en su sistema de ciudades y sitios turísticos a 3.3 millones de personas en 15 días.

Un 12 por ciento más de paseantes en relación a la temporada anterior (2018) de acuerdo a las estadísticas oficiales de la Secretaría de Turismo Estatal.

Hizo ajustes en la Secretaría y con ello su estrategia de mejoras a los destinos turísticos y la promoción de éstos en otras regiones del país.

Y además, supo capitalizar el capricho de Trump de reducir el personal de sus aduanas que hizo lento el tránsito de transportes de carga y turistas al Valle de Texas.

Esa actitud del presidente norteamericano, motivó que miles de neoloneses y coahuilenses que en forma ordinaria acudían a La Isla del Padre, San Antonio, Houston y Austin, entre otros puntos, acudieran a las playas tamaulipecas.

Miramar en Madero-Tampico;  Bagdad en Matamoros; y La Pesca en Soto la Marina, tuvieron sus mejores afluencias de los últimos años.

Para sorpresa de quienes acudían por primera vez, encontraron en Tamaulipas un entorno agradable y sano, por lo que su experiencia se traducirá en otros viajes.

La vigilancia en la red carretera estatal mejoró sustancialmente en esas fechas, de tal forma que la Policía Estatal y los Angeles Azules, estuvieron a la altura del reto de la semana mayor.

Respaldaron  la vigilancia que en esas fechas realizan también con más amplitud la Policía Federal Preventiva, División Caminos y Los Angeles Verdes.

Tamaulipas es ya un destino turístico carretero importante en el país, de ahí la relevancia de cuidar de manera especial la red carretera que conecta sus principales destinos en los 371 kilómetros de frontera con Texas y 430 kilómetros de litoral en el Golfo de México.

Sus rutas límites de San Luis Potosí-Ciudad Victoria-Matamoros; Tampico-Ciudad Victoria-Límites con Nuevo León;  Ciudad Victoria-San Fernando-Matamoros-Reynosa;  Reynosa-Límites con Nuevo León; Nuevo Laredo-Límites con Nuevo León;  Tampico-Mante- Ciudad Valles; y Reynosa-Matamoros, son vitales.

Si a ellas, en forma permanente se les da una vigilancia un poco más allá de lo ordinario, sino necesidad de llegar al nivel de las épocas más exigentes de servicios como la semana santa y el verano, podría estimularse el turismo en otras etapas del año, especialmente en los puentes escolares, laborales o de burocracias.

No hay que perder de vista que además de lo energético (hidrocarburos y energías limpias),  la industria maquiladora, la industria petroquímica y el sector agropecuario, el turismo en Tamaulipas es una alternativa económica relevante y con  mucho potencial a desarrollar.

Y uno de los puntos relevantes para dinamizarlo y que sea un catalizador del turismo en todos sus segmentos, es la seguridad en las carreteras.

Por lo pronto, la tarea de las diversas corporaciones policiales federales y especialmente las estatales, fue buena en la reciente temporada de semana santa. 

Unidas en el propósito común y en el número 911, fueron facilitadoras de los accesos y retornos, permitiendo el esparcimiento en Tamaulipas y una derrama económica destacada.