Crónica de una nueva generación



 

Instalados en el Museo de Historia Mexicana, también conocido como el “El joven gigante de la historia” ubicado en la hermana ciudad de Monterrey, les comparto estimados lectores, quien escribe tuve el alto honor de ser testigo de una nueva generación. Esta ocasión no de niños ni  jóvenes como lo he compartido con ustedes en otras colaboraciones. 

Esta vez de trascedentes historias de vida, es decir hombres y mujeres entregados al servicio de sus semejantes, de un extraordinario amor por la patria, y cuyas acciones lideran, motivan e inspiran a muchos. 

Me refiero a la nueva generación de doctores, que la tarde- noche de este viernes 19 de Julio, teniendo como testigo un majestuoso museo ícono del Norte de México,  recibieron el máximo grado que Universidades pueden otorgarle a una persona, es decir Doctorado Honoris Causa. A continuación la crónica… 

En punto de las 6:00 de la tarde, estando aún el sol en todo su esplendor, empezaron a congregarse amigos y familiares de lo que sería un gran día para los condecorados, quienes entre la emoción y los nervios del momento, se preparaban  mental y hasta espiritualmente para recibir tal distinción, marcando sin duda un antes y después en sus propias vidas.  

Gente de la academia, de la política, cultura y sociedad en general todos muy atentos esperaban el inicio de lo que sería ceremonia de investidura, presidida además por una mujer,  la Rectora Institucional de dicho Claustro, la Dra. GEORGINA PALACIOS MARTÍNEZ, quien de acuerdo al protocolo dio inicio con su discurso de apertura, representando a un conjunto de instituciones universitarias que avalan el acto condecorativo. 

Entre los candidatos a recibir el grado, se encontraban la legendaria actriz de teatro Nena Delgado, el Maestro Jaime Guerrero, uno de los máximos exponentes de la danza folklórica del Noreste,  la Maestra Maribel Aracely Rodríguez, experta en temas de seguridad, entre muchos otros destacados personajes con el común denominador de ser incansables agentes de cambio. 

Luego vino la intervención de los miembros del Consejo Doctoral, quienes lanzaron importantes mensajes a la sociedad sobre los valores de la justicia, libertad e igualdad, así como el esfuerzo permanente a luchar por lo correcto, tanto como hacer el bien siempre. 

En seguida se hizo pública solicitud para que consejero orador el Doctor ALEJANDRO TREVIÑO BENUTO,  brindara su mensaje quien con un tono cálido, convocó a los presentes a seguir por el camino de lo correcto, de la verdad y lo justo para una sociedad en igualdad. 

Cabe mencionar que este evento, llevó el nombre DAVID SEGURA DESAVRE, hombre cabal que por décadas, ha servido a México en el ramo de la seguridad pública, quien además fue condecorado como Doctor de Doctores, convirtiéndose así en un Padrino de lujo para la nueva generación. 

Así ante medios de comunicación de la región norte, el desarrollo de una ceremonia que mostraba a la sociedad entera,  los ejemplos vivos de trabajo en pro de la sociedad misma y enviando con ello, un valioso mensaje de humanismo tan necesario en nuestros tiempos. 

Uno a uno, eran llamados los candidatos nominados a recibir el merecido Doctorado Honoris Causa, que en la voz del Secretario del Claustro el Doctor JAVIER ALVARADO, compartía con la audiencia sus hojas de vida, para posteriormente proceder formalmente al acto de investir a los doctorandos, frente a un público realmente conmovido.  

Toga, venera, guantes y birrete como corona a su esfuerzo de muchos años, como cuales guerreros de la vida, preparándose para  siguiente batalla, es así como cada uno de los doctorantes lleva en su pecho latiendo el orgullo y al mismo tiempo con la humildad de seguir sirviendo a la sociedad de su tiempo. Enhorabuena por México. 

Queridos amigos lectores,  si lo he compartido a través de esta sencilla crónica, es para expresar el sentimiento profundo de lo que su servidora creo y deseo: Que aún hay esperanza, que debemos ganar el futuro por nosotros y por el prójimo, dado que nuestra Patria lo necesita. Y como dijo Walt Whitman: “No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento, no permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber.” 

 

 

La Autora es Escritora y Activista, Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C.   Doctorada Honoris Causa. Comisionada de Derechos Humanos para la Zona Norte del país.