Conveniencia o convicción



Sigue sorprendiendo esa doble cara que solemos tener los seres humanos, no sólo los de este país, cuando decimos y nos apasionamos de una postura y poco más tarde la contradecimos.

Puede argumentarse ‘corrección’, ‘cambio de opinión’ o la idea que le venga en gana. Como alguna vez una amiga con muchas parejas sentimentales y hasta simultáneas, ya casi con 75 años de edad, quiso empotrarnos a lecturas sagradas y en la reflexión por su actitud, solía decir que ella era otra.

En el mismo tema, el guanajuatense Vicente Fox, también fue ‘otro’ a finales del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) cuando sorprendió a propios y extraños con declaraciones a favor del candidato a la presidencia del país, por el PRI, el de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Durante el sexenio Peñista, El Señor de las Botas, aplaudió escandalosamente todas las iniciativas del Ejecutivo Federal. Por si hubiera sido poco, las porras foxistas también se dieron para el Dr. en Economía, José Antonio Meade, cuando fue ‘elegido’ por las bases Priístas en la contienda para llegar a Los Pinos.

Las voces de molestia por el cambio de actitud partidista no sólo ofendieron a los de Acción Nacional, sino a mexicanos apartidistas que consideramos indigna su conducta y hasta fue acusado de haber traicionado a su partido, que lo llevó a la presidencia de México.

La declaración política más reciente del empresario guanajuatense, Vicente Fox, se refiere a la felicitación pública que hace a Andrés Manuel López, por haber logrado su triunfo en las urnas el 1 de julio pasado.

Fue ‘otra’, esa mujer de la farándula mexicana y que hasta el momento pocos saben quién y porqué la llevó a la curul de San Lázaro como diputada plurinominal del PRI, cuyo desempeño, reconozco, no fue nefasto, simplemente fue nulo, porque Carmen Salinas, no registró ninguna participación en la Cámara de Diputados.

Bueno, sí dejó su ‘granito de arena’ en los videos, donde deja bien plasmados sus ronquidos en sus largas siestas legislativas.

A muchos mexicanos nos ofendió verla convertida en representante legislativa, porque “…sus participaciones en el escenario siempre fueron de crítica por el ‘hueseo’ de los políticos que se la viven sin trabajar… y eso les da para tener sendas residencias, viejas coscolinas y mucha lana…” se quejó múltiples veces como artista.

Carmen Salinas, ahora casi de 80 años de edad, nunca registró trabajo político a favor de ningún partido, por el contrario, los squechs de televisión y teatro de revista, así como en algunas de sus cintas, siempre fueron de burla, de ironía a los políticos mexicanos.

Sin embargo la actriz nacida en Torreón, dice ser Priísta desde que tiene uso de razón, porque su papá fue de ese partido político, “…por lo que ella lo será tricolor hasta que se muera, pero eso no le impide reconocer que Andrés Manuel se ganó la presidencia de México.” se lee en El Universal.

La Aventurera, convertida en diputada, según El Universal “…reconoce ahora que fue bien ganada la presidencia... Andrés es un buen hombre, yo lo conozco, me develó la placa de los seis años de Aventurera, lo fui a invitar a su oficina y me trató muy bien.”

La actriz que no volvió a Torreón, dice que también ha criticado a los personajes del PRI que le han dado una mala imagen. “…gente tan desordenada y tan sinvergüenza, el ex gobernador de Quintana Roo, los Duarte… y por culpa de unos cuantos nos llevan a todos.”

Carmen Salinas afirmó “Yo no me tengo que enojar porque el señor ganó, al contrario, que Dios lo bendiga y que llegue a ser un buen gobernante por el bien de todos nosotros. Le pido a Dios que lo ilumine pero aunque él sea un hombre muy sencillo y alguien con quien puedes hablar, hay gente que lo rodea que no lo es.” Dice El Universal.

La postura de la actriz desde luego es de llamar la atención, pues el partido político que ahora representa en la Cámara baja, se va casi al sótano en la siguiente legislatura al llegar apenas a 65 de los 500 diputados y solo 15 de los 128 que hay en el Senado.

Queda por saber si durante el sexenio que inicia el próximo 1 de diciembre, Vicente Fox  y otros, perderán su pensión vitalicia como expresidentes de México, pues fue un compromiso del de Tabasco, que por cierto, también dijo no llegará a residir en Los Pinos.

En el caso de Fox, seguro que también estará esperando un decreto presidencial o una iniciativa de ley, que pudiera favorecerlo en la producción y comercialización de la Cannabis o Marihuana, pues se ha destacado como uno de los promotores para industrializar esta sustancia psicotrópica. ¿Conveniencia o convicción por el triunfo de MORENA?