Continúa el divorcio



LO CLARO Ventaja sublime tienen los que se encuentran en la postrimería de su preparación académica. 

Quienes ya deciden su orientación vocacional hacia la práctica de una licencia de ejercicio profesional en una de las tantas carreras universitarias que contempla la educación superior del país.

Y no por la oferta variada en comparativa con lo existente una o dos generaciones atrás, donde predominaban las clásicas humanísticas que abundaron en abogados o contadores (de la que formamos parte).

La tecnología suma un papel primordial en dicha oferta. Pues incluso las universidades públicas como la Autónoma de Tamaulipas UAT, propone a aquellos que están en la opción de decidir por la carrera de sus sueños, el cursar ésta en el modo ‘en línea’. 

Es decir, podrá ser un estudiante –como ya ocurre- de otro estado o de otro país. 

Nuevas ofertas como la ingeniería en energías renovables, tecnología para la generación del conocimiento o la animación digital, se integran al abanico de posibilidades que especializan al nuevo profesionista que competirá además de su entorno local, con el mundo para hacer una nación mayormente competitiva y dinámica.

LO OSCURO. El contraste…

La marcada desconfianza y el notorio distanciamiento entre la clase política gobernante y la sociedad civil, se convierte en varios traspiés que evidencian que este matrimonio no sana sus heridas y los resultados no son halagüeños.

Ejemplos abundan. El sismo de 1985, repitió la dosis de dolor y abandono en 2017. 

La sociedad civil tomó las riendas de su desgracia y enfrentó el desastre por encima de un gobierno artrítico y apabilado. Más preocupado en la siguiente elección que en brindar ayuda. 

Salieron a declarar que donaban y donaban sus partidas presupuestales asignadas del gasto público con gran demagogia y el resultado fue el esperado. Solo saliva.

Cuando la sociedad reclamó que ya estaba harta de derroches, simulaciones y de malos manejos presupuestarios, propuso (la sociedad) un cambio en esencia con la fiscalización de la evolución patrimonial de los funcionarios de la administración pública. 

A raíz de escándalos como los bienes raíces de los que gobiernan y de su explicación inocua a manos de un fiscal que era juez y parte. En términos entendibles, borracho y cantinero. Se debía a quien fiscalizaba.

Nació la iniciativa 3 de 3 que encontró un encono de la clase gobernante, porque la sociedad se decidió a meter en asuntos que no hacían.

Hoy de nueva cuenta dos eventos se tornan peligrosos, derivado también del evidente desprecio que el marido (gobierno) tiene de la señora de la casa (EPN ‘dixit’) que sería la sociedad.

El primero es la mordaz burla que hace de la decisión del INE, el candidato independiente Jaime ‘el Bronco’. En su derecho legítimo de votar y ser votado, desvirtúa la autoridad de un organismo CIUDADANO; al que tacha de mentiroso y falso –el INE- quien a su vez le continúa señalando arbitrariedades en la suma de firmas de personas muertas para su insaculación.

Y no dejemos fuera la preocupante sentencia de otro de los candidatos. Puntero. “Le tengo mucha desconfianza a todo lo que llaman sociedad civil” palabras de Andrés Manuel, de Morena.

El dirigente de COPARMEX, Gustavo de Hoyos, asegura “desconfiar de la sociedad civil, equivale a despreciar la voluntad e iniciativa de mujeres y hombres que no se quedan pasivos ante la injusticia, la opacidad, el mal gobierno o la desigualdad”.

A esa sociedad civil acuden para pedir su voto. Solo a eso. 

COLOFÓN: ¿Por qué es preocupante? Porque al señalar a esa sociedad civil que la integramos TODOS los mexicanos, ya preparan sus obuses para en caso de no ser el resultado que dibujan en sus ‘war-rooms’, con mucha facilidad provocaría un caos, cualquiera que así lo decida, desvirtuando la autoridad electoral y culpando a la sociedad por sus sueños frustrados.

Muy peligroso. Este matrimonio augura un complicado verano de 2018.

 

alejandrodeanda@hotmail.com

@deandaalejandro