Constitución mexicana: a más de un siglo



Este 5 de febrero, -que cayó por cierto a inicio de semana- fue día de asueto. ¿Sabía usted el motivo? Por favor no me lo tome a mal, pero muchos luego desconocen por completo las fechas conmemorativas del calendario cívico. Eso resulta preocupante.

En efecto, 101 años del aniversario de nuestra Constitución Mexicana, este 2018, se cumplieron desde aquél histórico suceso revolucionario, que a la postre trajo consigo la redacción de nuestra actual Carta Magna, acción constituyente encabezada por el general Venustiano Carranza.

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es la denominación exacta; representando en el país el máximo instrumento jurídico en aras de establecer el orden y estado de derecho.

Y mire usted estimado lector, existen quienes osan en desdeñar el peso y valor de este importante ordenamiento, puesto que lo señalan como una mera “declaración romántica de los derechos”. Así las cosas.

Sin embargo, la Constitución a más de un siglo, ha atravesado por infinidad de reformas, y desde luego su espíritu original se ha ido transformando, por lo que conviene destacar el profundo sentido social con que se promulgó aquél 5 de Febrero de 1917.

Hablar de nuestra Constitución, nos queda claro, no solamente es referirse a artículos, es más bien la suma de anhelos de un pueblo en pie de lucha que vio coronada con la promulgación de la Constitución, su visión de un México más justo. Así es, los ideales de la Constitución de Querétaro como también se identifica, enarboló entonces la justicia y la paz tanto como libertad, al igual que la democracia. Vaya, el triunfo de la revolución contra el porfiriato y su régimen dictatorial.

Ahora bien, las reformas que no han sido pocas, sin contar las derogaciones y abrogaciones, le han otorgado definitivamente otra cara frente al nuevo siglo. Pero, ¿Los mexicanos estamos contentos hoy día con los efectos y consecuencias de estos cambios?

Ahí tiene usted por ejemplo las famosas reformas estructurales, impulsadas en la más reciente década. Me refiero a la reforma energética, telecomunicaciones, educativa, financiera, fiscal, penal, derechos humanos; que en su conjunto integraron el paquete reformador del actual presidente de la república.

 

En fin, la Constitución Mexicana a más de un siglo, seguramente presentará nuevos retos, que desde luego los ciudadanos tendremos que enfrentar. De ahí la importancia de conocerla y ejercerla a través de los recursos que esta misma establece. Por lo pronto, conmemoremos.