Confianza
Por: Javier Terrazas | 2018-09-02 02:49:00



La confianza de la ciudadanía en las autoridades policiales y judiciales es muy escasa en México.

Por ello la comunidad es tan vulnerable a ciertas actitudes de los policías, gendarmes o autoridades judiciales.

Una agresión a un ciudadano por parte de los agentes policiacos puede  derivar en una respuesta popular en contra de los gendarmes.

O una protección a un ladrón o delincuente que cometió alguna fechoría y afectó a un buen integrante de la comunidad, puede conducirles a hacer justicia por mano propia.

El problema es que como sociedad hemos devaluado con conductas erráticas a las instituciones, a los cargos y a los uniformes.

Los personajes o cargos con menor credibilidad en la comunidad son los policías, los políticos y los jueces, entre otros.

Se les ve o identifica como sinónimo de corrupción e injusticia, por lo que es muy difícil en un entorno tan complicado y vulnerable, sean ellos hilos conductores de confianza.

Los casos de “justicia por su propia mano” que se han dado en contra de presuntos infractores de la ley en poblados de Puebla e Hidalgo en las últimas semanas, son una muestra de ello.

La transición de la justicia tradicional a la oralidad también ha generado espacios para ampliar la incertidumbre y la sensación de la comunidad de mayor injusticia.

Los infractores de la ley obtienen con más facilidad la libertad pagando fianzas o logrando acuerdos con las partes afectadas, queda la sensación de injusticia en los colectivos

Si a ello se agrega la falta de confianza en las autoridades civiles, la vulnerabilidad crece.

 Tamaulipas no está ajeno a que puedan presentarse casos de esa índole, pues en varios municipios  que han sido muy castigados por la violencia derivada de la operación de células de cárteles de drogas está muy lastimada.

Habrá que reforzar  a las instituciones para que la ciudadanía no pierda la fe y confianza.

La alternancia en el  gobierno federal abre un espacio a la esperanza de que las cosas mejoren en materia de seguridad y justicia.

Los últimos días vimos cómo los colectivos de familiares de desaparecidos expresaron su confianza en que con el nuevo gobierno central que inicia labores el 1 de diciembre puedan mejorar.

Coyuntura que debe aprovecharse para fortalecer las instituciones y hacer crecer esa capa de confianza ciudadana.

Las Barras o Colegios de Abogados, los investigadores de las instituciones de educación superior, las Cámaras Empresariales y sociedad en su conjunto, debemos participar con determinación y grandes aportaciones en los Foros Ciudadanos en materia de Seguridad y Justicia que se realizan por el equipo del nuevo gobierno central.

Es la oportunidad para evitar que se rompan las instituciones. Y de paso evitar que lleguemos al extremo de la justicia por la propia mano.