Cónclave priista



 

          Seguramente la fiesta de hoy por el cumpleaños del exdiputado federal Edgardo Melhem Salinas se convertirá en un auténtico cónclave priísta, puesto que llegarán sus amigas y amigos que ha logrado a lo largo de su vida y militancia en el tricolor, así como también gentes de otros partidos políticos que lo conocen y le reconocen su labor como funcionario público y representante popular.

          Como en otras ocasiones, se reunirán con él cientos de amigas y amigos para celebrar sus 50 años en el rancho que tiene cerca de Ciudad Victoria, pero también para expresarle su apoyo ahora que el PRI entra a una nueva etapa con el arribo de Alejandro Moreno Cárdenas y Carolina Viggiano Austria a la dirigencia nacional.

          Melhem Salinas tiene una estrecha relación con ambos, quienes conocen su trayectoria y sobre todo saben de su capacidad para reposicionar al PRI con miras a las elecciones federales del 2021, cuando estarán de nuevo en juego las diputaciones federales en los 9 distritos electorales que tiene nuestra entidad.

          Y luego vendrán las elecciones locales del 2022, cuando este en juego la gubernatura durante la recta final de la actual administración estatal, cuya contienda será de pronóstico reservado ante el regreso del PRI y la esperada consolidación de Morena para contrarrestar la hegemonía del PAN.

          A propósito, el diputado local del PRI, Rafael González Benavides, presentó el pasado mes de febrero una propuesta a fin de modificar el artículo 80 de la constitución local para que la gestión de la siguiente gubernatura tenga una duración de 5 años, sin embargo hasta el momento no ha sido tomada en cuenta por la mayoría panista en el Congreso Local.

          La propuesta de González Benavides evitaría el desgarriate que se vive en Baja California con la llamada “Ley Bonilla”, ya que los diputados locales de Morena de aquella entidad federativa, confabulados con varios del PAN, tramaron una reforma para ampliar el mandato de Jaime Bonilla Valdez de 2 a 5 años, cuyo cambio ha sido duramente cuestionado hasta por integrantes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que preside el magistrado Felipe Fuentes Barrera.

          De regreso con el cónclave priísta de hoy en el rancho de Melhem Salinas, no hay duda desde ahora de debe trabajar en el reposicionamiento del PRI en la entidad, ya que cualquier proyecto político se debe madurar con tiempo ante la dura competencia electoral que habrá primero en el 2021 y sobre todo en el 2020, cuando se renueve la gubernatura.

En la fiesta de cumpleaños del político oriundo de Río Bravo se espera la asistencia de militantes fieles a sus ideales, como es el caso de Enrique Cárdenas del Avellano, sin descartar la posibilidad de que estén presentes otros que se dejaron seducir con el “canto de las sirenas” de Morena para abandonar las filas del tricolor y que ahora quieren regresar, como es el caso de Oscar Luebbert Gutiérrez, aunque existe la consigna de que no habrá perdón a la deslealtad.

          En otro tema, resulta inverosímil que el presidente Andrés Manuel López Obrador no haya estado enterado de las “andanzas” del Subsecretario de Gobierno de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Ricardo Peralta Saucedo, quien se ha convertido en un incansable defensor de las autodefensas que encabeza José Manuel Mireles Valverde, como sucedió anteayer cuando ambos colocaron la primera piedra de un parque agroindustrial en La Huacana, Michoacán.

          En verdad sorprendió que el Jefe del Ejecutivo Federal haya dicho ayer que no avala la gestión de Peralta Saucedo a favor de las organizaciones de autodefensas en su conferencia matutina en Palacio Nacional, incluso reveló que en la reunión del gabinete de seguridad, celebrada antes de la conferencia matutina, se le pidió al funcionario que se ajustará de la ley.

          Más cuando López Obrador afirmó que esta en contra de las autodefensas porque: “no puede haber grupos ilegales realizando funciones de seguridad pública”, pero luego de la sorpresa pasa uno al estupor cuando dijo que: “no se debe permitir porque eso demuestra una incapacidad del estado para atender la demanda de seguridad”.

          Después de estás declaraciones, uno esperaba que fuera despedido Peralta Saucedo por tomarse atribuciones ilegales y sobre todo a escondidas del presidente López Obrador, pero no, el funcionario sigue al frente de la Subsecretaría de Gobierno y en forma aparente dejará de apoyar a los grupos de autodefensas en el país.

          En caso de ser cierto de que el gobierno federal dejará de apoyar a los grupos ilegales que realizan funciones de seguridad, el proyecto que anunció Peralta Saucedo en pasado 1° de agosto en el municipio de Hidalgo se quedará en el olvido, aunque los integrantes de la “Columna Pedro J. Méndez” ya lo sospechaban luego de ver que la primera piedra de la empresa agroindustrial se colocó en La Huacana, Michoacán.

          En fin, a nadie engaño porque el político tabasqueño presume en cada conferencia matutina de ser el mejor informado de nuestro país, pero sobre todo porque ningún funcionario realiza alguna actividad sin tener una orden directa de su jefe superior, en este caso de la titular de la SEGOB, Olga Sánchez-Cordero Dávila, quien no creo que haya tomado una decisión sin consultar primero, ni siquiera con el argumento de lograr la pacificación del país.

 

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com