Comparte tu mensaje de vida
Por: Benito García Islas | 2018-05-27 03:16:03



Reflexión: …“Quienes creen en el hijo de Dios 

tienen el testimonio de 

                                         Dios en ellos”

1Juan 5:10ª

 

Para el pueblo cristiano, escuchar el testimonio de vida, de alguien que aceptó a Cristo, fortalece nuestra fe, nos edifica. El escuchar que hubo un cambio radical de una vida pecaminosa a una historia de “amor al prójimo”, nos refleja la gloria de Dios.  

Quiero decirte, apreciable lector que. No se trata de una confesión, es un mensaje de salvación para quien no ha creído. Es la manifestación del Espíritu Santo que regenera vidas, del “yo fui”, al “Dios me ha dado un mensaje de vida para compartir”.

Cuando te conviertes en creyente, también llegas a ser un mensajero de Dios. Él quiere hablarle al mundo por medio de un pecador de quien aceptó a Jesucristo como su Salvador. Pablo dijo: “Hablamos la verdad ante Dios, como mensajeros de Dios”. 

TU MENSAJE DE VIDA INCLUYE TU TESTIMONIO

Tu mensaje es la historia de cómo Cristo marcó una diferencia en tu vida. Pedro nos dice que fuimos escogidos por Dios “para hacer su trabajo y hablar de él, decirles a otros de la diferencia entre la noche y el día que él hizo para ti”.

Esta es la esencia del testimonio: Compartir tus experiencias personales con respecto al Señor. En una corte no se espera que el testigo discuta el caso, prueba la verdad o presiona el veredicto; ese es el trabajo de los abogados.

Los testigos simplemente relatan lo que les pasó o lo que vieron. Jesús dijo: “Serás mi testigo”. Él quiere que compartas tu historia con otros. Compartir tu testimonio es parte esencial de tu misión en la tierra, ya que es único.

TU MENSAJE DE VIDA INCLUYE LAS “BUENAS NUEVAS”

¿Cuáles son las buenas nuevas?. “Las buenas noticias son que Dios nos acepta por la fe y sólo por la fe”. “Esto es que en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándole en cuenta sus pecados y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación”.

Las buenas nuevas significan que cuando confiamos en la gracia de Dios para salvarnos por medio de lo que Jesús hizo; nuestros pecados son perdonados, tenemos un propósito para vivir y nos es permitido un lugar futuro en el cielo. 

La Biblia dice: “Compórtense sabiamente con los que no creen en Cristo, aprovechen al máximo cada momento oportuno”. ¿Estará alguien en el cielo gracias a ti?. ¿Habrá alguien en el cielo que te diga: “Quiero darte las gracias”.

Estoy aquí porque te preocupaste lo suficiente para compartirme las buenas nuevas. Imagínate qué gozo tendrás al saludar en el cielo a alguien que tú ayudaste a llegar ahí. 

Querido lector, que lees esta reflexión, te invito a que aceptes a Cristo como tu Salvador, Él quiere que te arrepientas de tus pecados y recibas como premio la vida eterna. 

Dios bendiga a nuestros lectores ricamente.