¿Cómo para qué servirá Baltazar?



Pues resulta que Baltazar Hinojosa Ochoa fue nombrado secretario de SAGARPA, que a partir de hoy atenderá los asuntos de la agricultura, ganadería, desarrollo rural, pesca y alimentación a lo largo y ancho de la nación, pero ¿Cómo para qué o de qué servirá?. 

Cierto, será para que se beneficie él y sus amigos, porque es obvio que ya a estas alturas del partido de poco o quizá de nada servirá a la gente que requiere atención y apoyos de la SAGARPA. 

Porque ni modo que diga que es para darle continuidad o mayor impulso a los trabajos que ha realizado la SAGARPA en beneficio de la gente del campo, de los pescadores o agricultores. Todos esos sectores se quejan de que el gobierno federal no les atiende sus demandas, que los apoyos no se les entregan, y es obvio que ya al final de la administración menos les responderán. 

Un día si y el otro también los medios de comunicación nacional dan cuenta de manifestaciones y bloqueos carreteros de productores, campesinos y pescadores que reclaman apoyos y se les cubran los adeudos de años pasados. Con la veda electoral menos les ayudarán. 

Por lo tanto la llegada no les servirá de nada, triste les pinta el panorama a los agricultores y productores, los adeudos que reclaman serán un grito al vacío con la llegada del nuevo secretario de SAGARPA. 

La generación de riqueza económica y alimentaria no ha tenido la atención que se merece en México y no porque no existan los recursos, el problema es que no llegan a quienes deberían de llegar. Los únicos que resultan beneficiados son los que están al frente de las dependencias, Baltazar sabe de eso. 

Así es que ¿cómo confiar que con su llegada  la situación en la SAGARPA pueda mejorar?, no hay manera, menos por los antecedentes que Hinojosa tiene. 

Quizá se pudiera decir que es bueno que un tamaulipeco llegue a esos puestos pero el problema es que justo ese personaje ya les quedó muy mal a la gente del campo y acá en Tamaulipas se tiene evidencia de ello. 

Recordemos que cuando fue el titular del ASERCA se supo más de los créditos que se autorizó para él y su familia que el apoyo que entregó a los campesinos, de hecho en varios municipios de Tamaulipas les quedó a deber y mucho. 

Los campesinos, productores, pescadores y agricultores de Tamaulipas se han cansado de acudir a las instancias federales a solicitar se les regularicen los apoyos o les solventen los adeudos de recursos que jamás les llegaron pero nada han conseguido. 

Ante la poca atención y falta de apoyos de la federación, productores y agricultores han optado por bloquear carreteras, cierto, la medida no es la correcta y hasta se arriesgan a que les detengan y finquen responsabilidades pero seguramente la desesperación es mucha, sus gritos de auxilio no tienen eco y no les ha quedado otra opción. 

Lo que les faltaba a la gente que hace producir la tierra es que llegará a la SAGARPA un personaje como él para acabar con las ilusiones, sus antecedentes con los recursos del campo no son de lo mejor, así es que los campesinos esperan de Balta lo peor. 

Dirán muchos que se merece ese puesto y que es bueno que los campesinos le den un voto de confianza, pero si no se lo dieron para ser gobernador, ahora que entra de emergente la SAGARPA menos. 

Es obvio que si en más de 5 años el gobierno de Peña Nieto no les cumplió a los campesinos en 6 meses al final de la administración, en el año de Hidalgo, menos, porque hasta alegarán que no pueden entregar apoyos por la veda electoral. 

Entra a SAGARPA justo en la veda electoral, pasarán tres meses en que las protestas de la gente del campo no serán escuchadas, luego, después del primero de julio ya se tendrá Presidente electo y los próceres de la administración actual andarán más preocupados por blindarse y ver qué llevarse. 

Prácticamente la administración federal ya se acabó, su llegada será solo para cubrir el espacio y que él cobre como secretario y sus amigos también sean arropados unos meses porque la realidad es que a los agricultores, ganaderos, campesinos de nada les servirá.