Cero plásticos
Por: Raúl Terrazas Barraza | 2018-06-11 03:02:34



 

Tras la propuesta del Día Mundial del Ambiente hecha por la ONU, en el sentido de evitar la contaminación por plásticos, resulta imperativo saber dónde se utilizan más, para que, a partir de ello podamos establecer las medidas personales, familiares, estudiantiles, comunitarias, institucionales o empresariales.

La misma ONU, hace ver que, casi el 40 por ciento de los plásticos que se generan como basura provienen de los empaques usados para todo tipo de productos, algo que nos recuerda una idea que le escuchamos hace unos 30 años al licenciado Ricardo González de la Viña, en el sentido de evitar el uso de bolsas de plástico para el transporte de los productos que se compran en casi todo tipo de establecimientos comerciales.

Hace menos quizá unos 10 años, en algunas ciudades del sur de Texas, como Brownsville, algunas tiendas comerciales eliminaron el uso de bolsas de plástico para el mandado y quienes las solicitaban, deberían de pagar por ellas o bien comprar un tipo de ellas, pero reciclables que pueden usarse en repetidas ocasiones.

Después del empaque, el plástico es usado en poco más del 22 por ciento de los casos, en bienes domésticos y de consumo, muebles, deportes, salud y seguridad, en casi el 20 por ciento de los casos sirve para la industria de la construcción y en casi el nueve por ciento en los automóviles.

La menor proporción corresponde a los aparatos electrónicos, que lo tienen en casi el seis por ciento y a la agricultura corresponde poco más del tres por ciento.

Cada actividad es para un tipo de persona, así que, identifiquémonos con ellas para definir en cuál de ellas intervendremos, porque cada botella de plástico que evitemos, representará una gran ayuda en la conservación del ambiente, que es el gran llamado de la ONU a las sociedades actuales, en el entendido de que, una forma práctica de su reducción es aplicar calor, sin llegar a quemarlo, sólo reducirlo y dejarlo en un depósito temporal, para luego entregarlo a empresas que lo reusan.

Eso de las bolas de plástico en las que se transporta el mandado adquirido en cualquier tipo de tienda, nos lleva a pensar en el desagradable espectáculo que tenían que ver los paseantes que iban a la Barra del Tordo, porque una vez que salían de Aldama, la cabecera municipal, debían de pasar por donde estaba el basurero municipal y por efectos del viento, las bolsas de plástico estaban por todos lados, en las cercas, árboles y hasta en los cables de luz.

La ONU propone a los ciudadanos que, cuando compren algo y les den un tipo de plástico que no puede reusarse, de manera práctica se rechace, aunque, podemos comenzar por lo sencillo, rechazar en las tiendas de conveniencia, mini-súper, farmacias, panaderías o mercados, las bolsas de plástico que dan, cuando los productos que compramos los podemos llevar en la mano, en el entendido de que lo ideal es cero plásticos.

Ya que andamos en cosas de compras que hacemos los mexicanos, una investigación del INEGI, indica que el criterio para comprar alimentos, en el 56 por ciento de los casos, lo hace en función del precio que tienen, en un 17 por ciento, por tratarse de productos locales, un 15 por ciento lo hace por la marca, un ocho porque son orgánicos y el cuatro por ciento lo deja a otro tipo de factores.

Cuando los mexicanos compran un automóvil, casi la tercera parte toma como elemento fundamental la eficiencia energética, es decir, el que requiere menos gasolina para funcionar bien.

En el caso de quienes compran aparatos electrónicos, el 17 por ciento lo hace también en ese mismo sentido, los que consumen menos energía eléctrica.

En aquello que andamos bien bajos, es en la compra de productos que son biodegradables, en especial los usados en la limpieza, porque apenas en uno de cada 10 hogares toman en cuenta este factor, en tanto que un tres por ciento, son los que se fijan en que tengan una etiqueta ecológica.

 

Los otros.

El nivel de acuerdos que tiene la maestra Magdalena Peraza Guerra con los grupos de la sociedad, en especial con los jóvenes, da herramientas a sus estrategas para pensar que mantienen una distancia adecuada de sus adversarios, respecto a la intención del voto, la razón es que, como en el caso del candidato a la reelección por Victoria, Oscar Almaraz Smer, las personas los consideran como alcaldes que entregan resultados a favor de los habitantes y desde luego, para el buen desarrollo urbano de las ciudades que gobiernan.

Nayma Balquiarena Pérez, candidata a la presidencia municipal de Victoria, por la vía independiente, cree que el esfuerzo realizado para despertar el interés de los ciudadanos por votar, valdrá la pena, aunque la medida de votos a lograr está muy alta tanto para ella como para su compañero David Ruiz Tamayo, ya que su antecesor, Xicoténcatl González Uresti obtuvo de los electores 28 mil 110 votos de los 154 mil válidos que hubo en la elección de hace dos años.

La candidata tiene una gran ventaja en estas campañas, que conoce el sentir de los victorenses y mantiene un buen nivel de comunicación, porque en sus años de priísta, aprendió a trabajar cerca de las personas, de manera que la ubican como alguien que sabe escuchar, don que, la mayoría de los políticos no tiene y que, a la hora de convencer para el voto, es el factor más importante.

Por cierto, el doctor González Uresti anduvo este domingo en la zona ejidal de Victoria, para sus actividades proselitistas, hablamos de Manuel Ávila Camacho, San Juan y el Ranchito, El Olmo, Santa Clara, Santa Librada y Juan Capitán, casi todos ubicados en la parte sur oriente del municipio.

Alguien comentó que algo interesante podría suceder si, en actividades de campaña el candidato del PAN se encuentre con su homólogo al Senado de la República y también galeno, Américo Villarreal Anaya, postulado por Regeneración Nacional, se encuentran en alguna parte del municipio de Victoria, ya que, les une amistad, negocios y colaboración de jefe a subordinado que alguna vez desempeñaron en el Hospital General de Victoria. Esto porque el hijo del exgobernador priísta Américo Villarreal Guerra, fue jefe de González Uresti, por mucho tiempo en el nosocomio, del que ahora los dos son exdirectores.

Esto de los votos en Victoria, nos lleva a pensar que también la medida que dejó Aturo Soto Alemán en la elección pasada para el PAN, es demasiado alta, ya que, sacó 45 mil 372 sufragios, que representan una diferencia de mil 990, respecto los obtenidos por el actual candidato a la reelección, Oscar Almaraz Smer, que fueron 47 mil 362.

Desde luego, el alcalde con licencia va por más de los obtenidos hace dos años, de los cuales unos 20 mil provendrían de los que entonces votaron por el independiente y ahora no lo harán. Esa cantidad sumada a los 47 mil 362, da 67 mil 362, cifra que eleva la vara a brincar por su adversario del PAN.