¿Celebración ó Conmemoración?



 

Dícese que la celebración se refiere al acto de festejar, recordar, alabar, reverenciar un hecho histórico de buenos recuerdos, sin embargo la conmemoración es el acto de recordar una hecho que puede traer buenos o malos recuerdos por ejem. 2 de octubre, una invasión, magnicidios, puede tener como objetivo renovar un reclamo de justicia.

Esa es la disyuntiva que hay sobre la petición de López Obrador a la Corona Española y al Vaticano solicitando pidan perdón sobre la conquista de México, una invasión tan usada por el imperialismo para romper el libre albedrío de los pueblos, como fue el caso nuestro, donde la población fue diezmada, masacrada con la espada y la cruz para someterle.

Es sencillo, les pide que ofrezcan disculpas a nuestro pueblo para lograr una reconciliación de ambos pueblos y de esa manera sean invitados a celebrar a la mesa donde la concordia entre los Ibéricos y nuestros pueblos puedan celebrar el nacimiento de la raza mestiza y aceptarse ambos como iguales.

Porque déjeme decirle querido lector que entre los Ibéricos aún existe el sentimiento de supremacía hacia los pueblos de América y de parte de América sigue el complejo de inferioridad hacia todo lo proveniente del extranjero, el trauma o shock hacia la violación aún no sale.

Huelga decir que es una práctica común que los Estados soliciten perdón ante hechos históricos que les avergüenzan tal y como Alemania lo hizo por los excesos de Hitler y la lista es extensa, sin embargo una serie de ataques al presidente no se han hecho esperar por la prensa conservadora secundados por ignorantes que sienten un agravio hacia ellos como si perteneciesen a la realeza.

Me avergüenza de observar amigos autóctonos sintiéndose agraviados, como si ellos no perteneciesen a América, con un desconocimiento de la realidad e ignorancia supina, metiéndose a doctos, poco a poco la ofensiva mediática hace su trabajo dándole fuerza a la jauría de perrillos enclenques y alharaquientos que ya no gozan más de las migajas de la mesa de los ex señoríos y ven al presidente como un conquistador non grato.

En lo personal mi hija vive en España, es ciudadana española, está casada con un Español y tengo una nieta española, pero ello no me nubla la razón para negar mi patria y dejar de ser objetivo sobre el particular

Hay mucho fondo en el asunto y no es tan sencillo el juego que López Obrador planteo sobre la mesa, tan es difícil que la Corona Española ya emitió un comunicado de que está reconsiderando la petición, al parecer al Rey de España se ofuscó y  emitió una declaración a bote pronto sin raciocinio.

Porque la disyuntiva es conmemoramos los pueblos de América solos recordando los desmanes y el saqueo de nuestros pueblos originarios con una serie de manifestaciones de los pueblos indígenas como en el pasado, o celebramos juntos el encuentro de los pueblos que dieron origen a esta raza, pero como iguales de tú a tú y de ahí partimos para tener un mundo hispano unido con liderazgo que evite el saqueo.

Porque España es un cero a la izquierda, es un país sumido en la inopia, de los más pobres de Europa que vive de glorias pasadas, hay que romper ese estigma del padre violador y el hijo bastardo, es política internacional, es alta política anti imperial que podría redundar en un liderazgo fuerte del mundo hispano, el Rey se equivocó, tiene tiempo de rectificar.

Porque no es sólo México que sólo pide reconciliación,  Venezuela y Bolivia ya se le fue a la yugular y exigen  a la Corona Española que les regrese el producto del saqueo durante la colonia y eso procede a la luz del derecho internacional.