Carbón!!



                                                                                                

Yo creo que…. en nuestra región aunque parezca un asunto menor el elegir el carbón para nuestro asador, en realidad no lo es, tan no lo es, que una gran cantidad de kilos de carbón son los que se consumen semanalmente, saber las características principales para una buena elección es algo que estoy seguro se va a agradecer, porque en la elección del carbón esta en gran medida el éxito de una buena carnita asada, ya que las brasas son el elemento fundamental para la preparación de un buen asado.

Cuando hablamos de carbón es importante definir a qué tipo de carbón nos referimos ya que hay carbón mineral y carbón vegetal; de carbón mineral hay 5 tipos: la antracita, la hulla, lignito, la turba y el carbón coque y el carbón vegetal hay de dos tipos, el carbón activado y el carbón común , el que conocemos para cocinar.

Algunos datos muy interesantes que voy a comentar son extraídos de la tesis profesional del Ing. Carlos Argueta Spinola, quien es un brillante Ingeniero agrónomo especialista en bosques, que me hace favor de brindarme su amistad.

El carbón vegetal, en los países en desarrollo, se usa principalmente a manera de combustible doméstico para cocinar y calefacción, pero es también un importante combustible industrial. Grandes cantidades se emplean en fundiciones y forjas; en la extracción y refinado de metales especialmente de hierro, y en otras numerosas aplicaciones metalúrgicas y químicas. Para los países en vía de desarrollo, abundantemente dotados de bosques, la exportación de carbón vegetal puede ser una industria provechosa. (FAO, 1983)

En México, y en especial en el Estado de Tamaulipas, el carbón vegetal es producido con métodos poco eficientes a pesar de ser considerado como el principal Estado productor a nivel nacional, con una producción de alrededor de 25 mil toneladas anuales de todas las diferentes especies comunes tropicales, pero principalmente de ébano, mezquite, chicharrilla y limoncillo.

Los métodos más conocidos y practicados en nuestra región son los hornos de tierra y los de fosa, estos,  en los últimos años son los más usados, por ser más convenientes desde el punto de vista de la economía, aun cuando el rendimiento es ligeramente menor que los hornos de tierra.

A partir de la década de los 70 en la que se abrieron muchas hectáreas a la agricultura, se aprovechaba toda esa madera de los desmontes para hacer carbón, en cambio en la última década, gracias a los programas de manejo silvícola se ha mantenido el nivel productivo en explotaciones sostenibles, que se desarrollan principalmente en Abasolo, Aldama, Casas, Llera y Soto La Marina, con muy buena calidad y con un índice de conversión de 5.5 toneladas de leña por una tonelada de carbón.

sin duda son interesantes los datos de producción de carbón, sin embargo algo también importante es saber de las características que debe tomar en cuenta para elegir el carbón y estas son sencillamente las que nos da el sentido común, las que mejor se acomodan, Durabilidad, Sabor, Poder calorífico y Peso. 

Que sean trozos de regular tamaño , lo mas homogéneos posibles ya que los trozos grandes tardan más tiempo en encender, pero también dura más tiempo la brasa viva y consistente, que no tengan aditivos, ya que transmiten su sabor a la carne, el poder calorífico se conoce en la parrilla, experimentando y por ultimo un carbón de calidad pesa mucho más que uno de menos calidad y lo puede observar en una bolsa de 3 hilos, el de menor calidad ocupa menos espacio, ya sea por el tamaño o porque trae mucho polvo del carbón, el cual no sirve para el asador.

En fin, lo relevante de este tema es que la mayor parte del carbón que se envasa en nuestro Estado se produce bajo esquemas de manejo sustentable, lo que ayuda a preservar la ecología y el medio ambiente y que es una actividad que da de comer a muchas familias, sin perder el orden y el respeto a la naturaleza.

Eso… es lo que yo creo…

fpaezmx@hotmail.com            twitter:  @fpaezmx