Capilla Sixtina y algo más...



En nuestro bello Tamaulipas tenemos la oportunidad de admirar en Reynosa, específicamente en el Parque Cultural, una réplica de la Capilla Sixtina y los frescos de Miguel Ángel Buonarroti.

Pienso que es grandioso, que en nuestro estado tengamos oportunidad de acercarnos más a este tipo de obras, que son muy clásicas, con las cuales podemos apreciar de otra manera el arte.

El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca en la inauguración destacó la importancia de que este tipo de exposiciones se realicen en el estado, pues colaboran a reponer el tejido social.

Esta y otras expresiones de arte ayudan a que los niños, niñas, jóvenes tengan más cultura, que conozcan muchas cosas más que solo lo que se ve en internet.

La cultura y el arte son dos cosas que jamás pasarán de moda, pues aunque estemos en constante evolución, la cultura siempre será algo grato de ver, escuchar y sentir.

Es necesario que se impulsen más acciones como estas, ya que las nuevas generaciones desde mi punto de vista, deben de empaparse, de conocer, leer, aprender cosas nuevas y no solo estancarse en cosas vanas, vía redes sociales que cada vez las alejan más de la realidad y la convivencia familiar y social.

En la época actual, la tecnología tiene pros y contras, algo bueno porque ahora tenemos la oportunidad de conocer y ver a gente que está en el otro lado del mundo, pero algo negativo es que ha vuelto esclavos a la mayoría de la gente, gente que se está perdiendo cosas bellas en la vida, de su familia, sus amigos y demás.

Y no creas que se necesita tener todo el dinero del mundo para ser alguien culto, basta con que leas algunos libros en internet, sino tienes ve a alguna biblioteca están prácticamente vacías, intégrate a conocer otros tipos de culturas, de bailes, comida, que estés abierto a escuchar otros instrumentos y no solo los comunes.

Un dato curioso de la famosa obra de la Capilla Sixtina es que aproximadamente 17 mil turistas visitan por día esta magnífica obra.

Obra que inició en 1508 y terminó en 1512 en su primera etapa para concluir 30 años después, por encargo del Papa Julio II quien le pidió a Miguel Ángel que pintara el techo de su bóveda, donde plasmó El Génesis, el principio de la humanidad y el Juicio Final, junto a obras de otros grandes artistas como Perugino, Boticelli, Ghirlandaio, Signorelli y Roselli que lograron plasmar la historia de la redención.

Su ubicación es en la Ciudad de El Vaticano en Roma, y es uno de los más grandes símbolos representativos de esta hermosa ciudad y del arte del renacimiento.

Así que si tienes oportunidad de darte una escapada a admirar esta bella réplica de la obra de arte, hazlo, porque recuerda que solo se vive una vez y hay que hacerlo de la mejor manera, disfrutando todo lo que tengas a tu alcance.

Comentarios brissa.hernandez@hotmail.com