CANIRAC vs CFE y Hacienda



En Tamaulipas, ahora es CANIRAC, es el que le pone el cascabel al gato, y más de 10 mil establecimientos de la entidad entre restaurantes y franquicias de alimentos, así como algunos hoteles, se ampararán por el excesivo aumento del 70 por ciento a las tarifas eléctricas que han tenido en los últimos meses.

Esto será bajo el régimen de Enrique Peña Nieto, aunque señala el informante, que en diciembre aumentará la mencionada tarifa, al 100%, ya  la bronca será para el nuevo presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador y su encargado de la dependencia federal Manuel Bartlett.

Según mi entender, las tarifas de la CFE varían  según la región, y Tamaulipas es una de las zonas caras, superiores a otras regiones del país, y aún cuando otros gobernadores de nuestra entidad, apoyados en sus diputados federales, lo han intentado sin éxito, rebajar el injusto cobro de la paraestatal.

El presidente de la CANIRAC en Matamoros, Pablo Reyna Quiroga, manifestó que el consejo nacional de su agrupación, con funcionarios de CFE y funcionarios de la Comisión Reguladora de Energía y la Secretaría de Hacienda “en donde les estamos comprobando que no hemos consumido más energía de la normal”.

Son más de diez mil establecimientos de Tamaulipas entre restaurantes y franquicias de alimentos, así como algunos hoteles, los que van a presentar un amparo contra el incremento del 70 por ciento a las tarifas eléctricas que han tenido en los últimos meses, dice Reyna Quiroga.

Agrega: “No hay una causa para incrementar 70 por ciento de golpe a la tarifa, y se habla que para diciembre vamos a tener un incremento del 100%, las cargas impositivas como los impuestos. 

“En la reunión que tuvimos el miércoles pasado, de las 26 delegaciones que estábamos presentes el 99 por ciento votó a favor de un amparo, vamos en coalición con las franquicias de alimentos, y los hoteles van a hacer alianza con nosotros porque somos los dos sectores más afectados”, resaltó.

Son dos problemas a resolver, para el presidente electo, AMLO: “dar marcha atrás al gasolinazo y el equilibrio de la tarifa de la CFE, para la industria (léase IP), si el tabasqueño pretende lograr un incremento en el desarrollo del país, tendrá que escuchar al sector empresarial”.

El aumento a la gasolina, provoca el aumento a la canasta básica de los que menos tienen, el aumento a las hortalizas, frutas y legumbres, los tenderos y factorías, lo hacen arguyendo que aumentan los costos porque los transportistas cobran más caro el flete por el acarreo  de estas mercancías. 

También los restauranteros y otros prestadores de servicios aumentarán el precio a los alimentos, y los hoteleros las tarifas en el hospedaje, le pegan al turismo (la llamada industria sin chimeneas).

O sea el gasolinazo, afecta a la clase media popular, mientras que el incremento a las tarifas en la CFE aumenta el hospedaje y la alimentación, perjudicando al sector turístico que es un rubro que genera divisas,  de los turistas nacionales y extranjeros.

Y si hablamos de retos, para el próximo Jefe del Ejecutivo federal que se estrena el 1 de diciembre, es la bronca que se avecina, con el sector empresarial, debido a la encuesta, que inició el pasado jueves 25 de octubre “para que el pueblo decida, si se construye o no. el Aeropuerto Internacional en Texcoco”. 

Dicen los dueños del dinero, que acarrearía desconfianza del inversionista, el cancelar dicha obra, porque no se sustenta en razones técnicas, le advierten al nuevo  gobierno federal que se sumarán la lista de desempleados, los miles de obreros que ahí laboran, esto en caso de la suspensión definitiva.

Provocaría además un golpe de gran magnitud a la economía del país, y lo más grave: desalentaría al sector empresarial, quienes desconfiados lo pensarían seriamente, las relaciones existentes, por la desconfianza de invertir en México.

En fin, son meras especulaciones, provocadas por López Obrador, que sabe “y bien que sabe”, como decía alguien que se antoja innombrable, que la inversión genera progreso, y sobre todo empleos.