Candidaturas y cabildeos
Por: Javier Terrazas | 2017-12-06 05:15:25

Todavía faltan decisiones importantes en los partidos políticos para definir las propuestas de candidatos presidenciales.

Igualmente los agrupamientos que puedan hacerse formalmente en alianzas o coaliciones.

La principal incógnita por ahora en ese escenario,  es quién será el candidato del Frente PAN-PRD-PMC. O bien si éste se desmorona y surgen candidatos del PRD y del PAN.

Los desencuentros estaban porque el PRD insistía en Miguel Ángel Mancera como la mejor carta; pero el PAN no deba su brazo a torcer y empujaba a Ricardo Anaya o Rafael Moreno Valle.

En cuanto se defina si subsiste el Frente con un abanderado presidencial, veremos el reagrupamiento de los partidos satélites.

Los efectos que las postulaciones tengan al interior de los “partidos grandes” también tendrán sus repercusiones.

Por lo pronto, en el caso del PRI, la apertura a un precandidato externo, aunque molestó a los duros, no generó desbandadas y están limando asperezas e incluyendo a los grupos.

Una muestra se verá en cuanto se tome la decisión de quien será el Coordinador General de la Campaña y cómo se reorganiza la dirigencia nacional del tricolor.

José Antonio Meade Kuribreña se ha reunido con los principales aspirantes que quedaron en el camino, con ex dirigentes del tricolor y los líderes sectoriales.

 De los acuerdos nacionales de los principales partidos, dependerá como se reacomoden en los estados los partidos políticos y de ello dependerán sus postulaciones.

Un PAN  sin candidato propio a la presidencia, complicaría el escenario estatal de las  senadurías, diputaciones federales e incluso de las alcaldías.

Un PAN con Ricardo Anaya como candidato provocaría división en la militancia, generando migración de votos a otras alternativas.

En tanto que un PAN con Rafael Moreno Valle, llevaría a apostar sacar una votación fuerte en la entidad.

Una posibilidad más es una alianza de facto entre el panismo tamaulipeco con el priísmo nacional, para apuntalar  a quien se convierta en la mejor opción en el transcurrir de las campañas. 

Y en esa circunstancia, las candidaturas que se den serán las que mayor número de votos puedan aportar en cada uno de los ayuntamientos, en las Diputaciones federales y en las Senadurías.

Así es que hablar de nombres para cada uno de los cargos en los partidos políticos es todavía prematuro.

Está en proceso el cabildeo y construcción de acuerdos de los poderes fácticos, que moverán sus fichas para tratar de incidir en el resultado.

Veremos cómo se agrupan en estos días. Y a partir de ahí, valorar cuál será el objetivo de cada una de las fuerzas políticas y de los candidatos independientes.

Nada está escrito. A pesar de que uno aparezca como puntero.