Buscan desactivar Ley Bonilla



 

El asunto de Baja California, donde el Gobernador electo del partido Regeneración Nacional, le dio en la torre a la Reforma Electora, por la ambición de estar más de dos años en el poder, ya que, con el respaldo de diputados locales y alcaldes pretende alargar el término a cinco años.

Desde la semana pasada hay infinidad de opiniones y lo más raro es que, hasta los cercanos colaboradores del presidente de la República, Don Andrés López Obrador, están en contra del procedimiento, porque es violatorio de la Constitución, de ahí que uno de esos personajes, Porfirio Muñoz Ledo, encargado de la Cámara Baja del Congreso de la Unión, hizo ver que se puede llegar a la desaparición de los poderes en aquella entidad norteña.

Esta es una acción considerada en el Artículo 56, Fracción V de la Constitución Política de México, en virtud de que, se violentaron las leyes desde los mismos poderes estatales, ya que, es algo que no ocurría desde el Siglo XIX cuándo los Estado del país creían mandarse solos.

El tema dará para mucho en los próximos meses, al grado tal que, ya no debe tardar el abordaje mínimo en una de las conferencias mañaneras del presidente López Obrador y seguro será para respaldar al Gobernador Electo, Jaime Bonilla Valdez, pese al repudio generalizado que esa acción ha generador.

Se habla además de que es un entrenamiento Legislativo para trasladar el hecho de Baja California al país, por aquello de los antojos para alargar el tiempo en el poder del tabasqueño López Obrador.

La gente del PAN puso el grito en el cielo y, a propuesta de Senadores y Diputados, el comité nacional de ese partido busca desconocer a los Diputados Locales que tienen en el Congreso del Estado de Baja California, en virtud de prestarse al juego sucio de los regeneracionistas, que sin decir agua va, presentaron una iniciativa para ampliar el período constitucional para el cual fue electo, Bonilla Valdez.

Con tanto rechazo, es probable que en esta semana se eche para atrás eso que ahora llaman Ley Bonilla, debido a la inconstitucionalidad que representa, sobre todo porque el hombre debe estar solo dos años al frente de la administración de aquella entidad, pero, tratan de sacarle jugo al resultado que tuvieron en la elección del pasado dos de junio, quizá sabedores de que, dentro de dos años podrían no ganar de nuevo, ya que, los panistas se prepararán en serio para retomar el poder que tuvieron por tantos años, desde que ganó la elección Ernesto Ruffo Appel y perdió Margarita Ortega, allá en los tiempos en que Luis Donaldo Colosio Murrieta, era el elegido dentro del PRI para seguir en la talacha tricolor.

 

Los otros.

Aunque ya está vigente, porque comenzó a contar desde la firma del convenio entre la Federación y Tamaulipas, apenas el viernes pasado, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Anexo Técnico de Ejecución para la operación del Programa de Desarrollo Rural del ejercicio presupuestal 2019, que ampara una inversión conjunta por 44 millones 250 mil pesos.

Las bases para la distribución de los recursos están previstas en el documento, pero, quedan sujetas al cumplimiento de las aportaciones entre las dos instancias, en el entendido de que, la ministración federal solo podrá hacerse cuándo el Gobierno de Tamaulipas haya aportado la parte que le corresponde, es decir, ocho millones 850 mil pesos, según lo estipulado en el Anexo que firman el representante de la SEDER en la entidad, Román Rigoberto Garza Infante y el Secretario de Desarrollo Rural del Estado, Ariel Longoria García.

El Gobierno de la República hará llegar 35 millones 850 mil pesos, que ya están considerados dentro del presupuesto de Egresos de la Federación.

Está considerado que los dineros, que proviene de la mezcla de recursos federal y estatal, se destinarán al fortalecimiento de las Unidades de Producción Familiar, la integración Económica de las cadenas productivas, el desarrollo de capacidades, extensión y asesoría rural y, la investigación y transferencia de tecnología.

Además, está previsto establecer el calendario con las fechas en que se efectuarán las ministraciones de los recursos presupuestales acordados, las cuales no podrán rebasar el periodo de marzo a septiembre, de conformidad con el inciso a) de la fracción VIII del artículo 32 del Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.

Desde luego, 44 millones de pesos no alcanzarán para atender las necesidades de los productores rurales de la entidad, pero, tampoco pueden dejar de percibirse, porque son demasiados los pendientes que tienen las administraciones con la gente del campo, así que, lo que caiga ayudará, un poco, pero ayudará.

Se supone que Longoria García tiene le termómetro para definir la dirección que tomarán los recursos de la SEDER, porque en el tiempo que tiene al frente de la dependencia estatal, las demandas de los productores rurales no bajan y todos están en espera del respaldo gubernamental para mejorar la explotación de sus tierras.

Ya pasó el primer Huracán de la temporada 2019, con la gran ventaja de que pegó en otra parte del Golfo de México, en Luisiana, región en la que se da a conocer que hay perdidas por miles de millones de dólares, aunque, nada comparado con lo acontecido hace 14 años con el Huracán Katrina, que rompió todos los moldes usados para el desarrollo urbano de aquella importante ciudad estadounidense.

Ahora Barry ocasionó fuertes lluvias que inundaron grandes extensiones de Luisiana, pero, creen que no será nada comparado con Katrina en el 2005. 

Sin pensar mucho en los fenómenos naturales que pueden ocasionar riesgos en las zonas del litoral tamaulipeco, ya que habrá unos 14 de ellos en diferentes categorías ya pasó un mes y medio de la temporada de Huracanes, pero, en el entendido de que las fechas claves no han pasado.

De acuerdo a la historia de los ciclones en el Atlántico y el Golfo de México, del 20 de julio al 14 de septiembre, es cuándo mayor es el riesgo de huracanes de categoría más alta, por tanto, quedan dos meses completitos para que los fenómenos puedan presentarse.

El Coordinador Estatal de Protección Civil, Pedro Granados Ramírez, ya debió evaluar la posibilidad de riesgo para el litoral tamaulipeco y en base a ello tomar las precauciones necesarias y en base a la historia y el desempeño de las personas que han colaborado en la contención de los efectos que ocasionan los fenómenos naturales, contar con albergues, insumos y enseres para ayudar a las personas que puedan resultar afectadas por el temporal.

Dentro de una semana se cumplen también 14 años del huracán Emily, ya que el 20 de julio de 2005, toca tierra en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, con vientos sostenidos de 205 km/h y ráfagas de 250 km/h, pasa al sur de Monterrey como tormenta tropical y eleva significativamente el caudal del Río Santa Catarina.

El 21 de julio, Emily sobrevive durante la madrugada y parte de la mañana como depresión tropical y se disipa en el Estado de Coahuila y el 22 de julio sus remanentes causan lluvias e inundaciones en la Comarca Lagunera.