Bomberos y su realidad



 

Pocos victorenses como don Armando Amín Rodríguez, dedican una parte de su vida y desde luego de sus actividades a trabajar para que los apagafuegos o los bomberos de esta capital, tuviesen las mejores condiciones para cumplir con la gran responsabilidad de salvaguardar la integridad de las personas y ayudar en caso de conflagraciones.

El empresario y ex líder de los comerciantes de Victoria y de Tamaulipas, fue por muchos años el presidente del Patronato de Bomberos y siempre pensaba en actividades o en explotar sus relaciones con dirigentes como él de otras entidades y del extranjero, pues buscaba que la ciudad tuviera el mejor cuerpo de bomberos.

El 22 de agosto es el Día del Bombero en México y se celebra desde 1873, en ocasión de que se formó el primer cuerpo de Bombeos en la ciudad de Veracruz, como reconocimiento a su entrega y trabajo a favor de la sociedad.

Con el paso de los años y tras la desaparición de generaciones como la del señor Amín Rodríguez, se dejaron de hacer actividades y cosas para mejorar la prestación del servicio de bomberos, de manera tal que, ahora dependen de las autoridades municipales, obvio, con consecuencias que rayan en la desesperación tanto del personal como de los directivos, porque jamás tienen aquello que es necesario para estar en condiciones cumplir con su chamba.

Lo hacen con las uñas, dicen algunos ciudadanos, porque al llegar a un siniestro, tienen que batallar con el equipo para actuar de inmediato y lo peor, hasta para llegar, ya que, no siempre tiene los insumos adecuados para ello, en especial la gasolina y debido a la falta de mantenimiento de las unidades, las bombas y las mangueras las dificultades generan serias complicaciones.

Y eso que estamos de vecinos por el norte, con una de las entidades de la Unión Americana, que no repara en recursos y la formación de profesionales para prestar un servicio de bomberos de alta calidad y con oportunidad.

En los Estados Unidos, la actividad de bombero es una de las bien pagadas y en la que, los ciudadanos tienen plena confianza.

Esto debería acontecer también en México, sin embargo, no es ni será nunca así, porque los cuerpos de Bomberos de las ciudades viven en medio de grandes necesidades que no se satisfacen nunca. Vale decir que, para equipar a los Bomberos, en muchas ciudades del país se busca hermanar a las ciudades mexicanas con algunas de los Estaos Unidos, a fin de que, las unidades motrices que los de allá den de baja porque ya no son efectivas, las donen a los de acá para que las aprovechen y les saquen el jugo que les queda para servir en caso de incendios.

Son contados los alcaldes de Tamaulipas que voltean a ver a los Bomberos para establecer una nueva policía de apoyo y, quizá no lo hacen, porque la falta de recursos no les permitirá resolver ni la compra de cascos, uniformes, mejoramiento del equipo o la compra del mismo, así que, las semanas y los meses pasan de manera inexorable para los Bomberos, quienes con el Jesús en la boca esperan siempre que no haya incendios en virtud de que, pueden quedar mal con los damnificados.

La realidad de los Cuerpos de Bomberos en casi todo el país es dura y trabajan con apenas el mínimo y comprobarlo solo implica pasar por la Estación en la que están los vehículos o bien, pasarse en la calle cuándo una de las pipas pasa para dirigirse a otorgar un servicio, porque se trata de unidades viejas, que no puede con velocidad y mientras transita, se aprecia el hilo de agua que deja en el pavimento debido a las rupturas de los tanques o de las mangueras.

Fue el Día del Bombero y las autoridades municipales o se hicieron de la vista gorda para no invitarles ni una jarra de limonada, aunque también se comentó pensar en el festejo implicaría una inversión por parte de los Ayuntamientos, así que, seguro los alcaldes sólo mandaron felicitar a los Bomberos a través de los directores de Protección Civil.

Otra cosa que ya no sucede es que, la mayor parte de los niños ya no quiere ser bombero como antes, esta actividad quedó rebasada por otras que tienen que ver con actividades fuera de la Ley.

Hubiese sido un buen día para la entrega del equipo que demanda esa actividad o bien para definir un buen aumento salarial para el personal.

 

Los otros.

En el Periódico Oficial del Estado del pasado 20 de agosto, aparece publicado un Decreto, el número LXIII-779 mediante el cual se abroga la Ley de Imprenta, que tenía vigente 94 años, ya que, había sido expedida en el Decreto número 81, del día 29 de septiembre de 1925 y publicada en el Periódico Oficial del Estado Número 86 del 28 de octubre de 1925. El Decreto de este mes, con el cual se elimina la Ley de Imprenta, aparece rubricado por los Diputados Luis René Cantú Galván, presidente de la mesa directiva, la Diputada Brenda Georgina Cárdenas Thomae y su compañera, Mónica González García, quienes son secretarias de la misma mesa

Número 87 del 31 de octubre de 1925.

También hay un Decreto, el número LXIII-804, con el cual se revoca el Decreto número 368 del 17 de septiembre de 1957, publicado en el periódico Oficial del Estado del cinco de octubre de ese mismo año, con el cual se autorizó al Ejecutivo del Estado ceder a título gratuito, un predio a favor del Patronato de Educación de Jaumave, Tamaulipas, con una superficie de más de tres y media de hectáreas, por tanto, el Gobierno de la entidad queda autorizado para realizar los trámites a fin de que, el terreno se revierta a la Hacienda Pública del Estado, los derechos de propiedad y posesión del bien inmueble que fue revocado.

Esto último es un ejemplo claro de la determinación que tomó el Gobierno de la entidad, para que, todas las donaciones de terrenos que se han realizado a cualquier tipo de institución, organización social o empresas que se hayan beneficiado y que no los usaron para los fines establecidos en los documentos, sean de nuevo propiedad del de la Hacienda Pública estatal.

Dicen que no hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla y eso sucede una vez más en el Poder Legislativo de la entidad, porque, los nuevos Diputados ya comenzaron a reunirse con los que salen, para que la transición sea plena.

La limitante que existía fue la resolución del Tribunal Electoral del Estado sobre las impugnaciones presentadas por los partidos políticos respecto a los resultados de las elecciones del dos de junio y desde luego que el Consejo General Electoral le echara raya final a los números de votos en cada Distrito, porque era la base, a partir de la cual se llevaría a cabo la distribución de las diputaciones plurinominales, con las que se conforma la nueva Legislatura.

Desde luego, los que viene no batallarán, porque quienes están tienen todo al día, de manera que, la transición será en los mejores términos.

Lo único malo es que, con este tipo de acciones, los que se van, tendrán la sensación de que ya están fuera y cuando reciban el saludo de personas, será con un, menos días, en lugar del tradicional buenos días.