Banco del Pueblo



 Con el propósito de acabar con el intermediarismo o coyotaje, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador cambiará de nombre al Banco del Ahorro y Servicios Financieros (Bansefi) para denominarlo  Banco del Bienestar del Pueblo (BBP), en cuya institución bancaria se depositarán los apoyos económicos para estudiantes, adultos mayores y personas con capacidades diferentes.

 El anuncio encendió  los “focos rojos” de diversas organizaciones campesinas, de pensionados y jubilados, entre otras que ven el fin de sus negocios, perdón, de sus desinteresadas gestiones ante las autoridades por el bien de estos grupos.

 Algunos dirigentes de organizaciones filantrópicas solicitaron reunirse con López Obrador, ya que temen ser desplazados cuando los beneficiarios puedan recibir directamente los apoyos de la Secretaría de Bienestar que estará a cargo de María Luisa Albores González.

Existen cientos de organizaciones de grupos vulnerables, cuyos dirigentes se han aprovechado de las necesidades y de la ignorancia de sus agremiados para obtener ganancias, como es el caso del Movimiento Campesino y Popular “Francisco Villa” en Tamaulipas.

También hay otras que surgieron por intereses partidistas,  “Antorcha Campesina”, que se ha distinguido por ser una organización radical que toma oficinas públicas u organiza bloqueos para recibir los apoyos que demandan sus agremiados.

Incluso, hay otras que viven del recuerdo, como es el caso de “Mujeres y Hombres sin Techo, sin Trabajo y sin Tierra ((Triple T), que dirigió Guadalupe Medina Bernal.

 Aunque el presidente electo sabe  manejar este tipo de organizaciones, no hay duda de que la entrega directa de apoyos a través del Banco del Bienestar del Pueblo es un duro golpe al coyotaje.

Y aquí surge una pregunta: ¿Podrá López Obrador acabar con el coyotaje de las organizaciones campesinas?

Esperemos que sí por el bien de los grupos vulnerables, debido a que la mayoría de los dirigentes de estas organizaciones tienen grupos de choque para proteger sus intereses y no dudarán en tratar de presionar a la administración de López Obrador.

 Resulta que el ex senador Rabindranath Salazar Osorio podría ser el próximo director de esta institución bancaria luego de un acuerdo que hubo entre López Obrador y el gobernador electo de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Salazar Osorio ha sido la “manzana de la discordia” entre la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky  y el mandatario electo Blanco Bravo porque el ahora ex senador no fue invitado a pertenecer al nuevo gabinete de Morelos.

 El pleito de la dirigente Polevnsky  de nada sirvió porque el acuerdo fue que el ex-senador Salazar cediera su lugar como representante de López Obrador en Morelos a cambio de ser designado director general de Bansefi.

Incluso, se habla de que el gobernador electo Blanco le pidió al presidente electo que su representante fuera Hugo Erick Flores Cervantes, dirigente nacional del PES.

Por último, el rector José Andrés Suárez Fernández anunció ayer que la consulta por un “Acuerdo Nacional sobre la Educación” en Tamaulipas se realizará el 1 de octubre en el Gimnasio del Centro Universitario Victoria, en donde participarán maestros y padres de familia para discutir la posible abrogación de la reforma educativa.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com