"Auxilio, queremos agua"



Esta como muchas otras expresiones de clamor, angustia y desesperación viven los habitantes de mi entrañable y querida ciudad Victoria, capital de Tamaulipas. La gente que desde el domingo 23 de Julio empezó a sufrir la falta de agua, no han parado de pedir auxilio, si así como usted lo lee estimado lector, a u x i l i o  por la ausencia del vital líquido en sus hogares. 

¿Puede usted imaginarse un día sin agua? Pues déjeme decirle que los victorenses llevan 7 días batallando, y hasta la redacción de la presente colaboración, personas de diferentes puntos de la ciudad,  siguen clamando para que el H. Ayuntamiento, termine de una buena vez con ese infierno de no tener agua ni siquiera para tomar, que decir de bañarse, lavar la ropa, el aseo doméstico como necesidades básicas de todo individuo. 

La autoridad municipal que en este caso en la competente directamente para responder sobre este grave asunto, solamente atina a manifestar que “ya se está trabajando”, “llevamos restablecido el servicio en el 75% de las colonias de las 433 que conforman la ciudad” mientras que los ciudadanos de a pié, sobre todo los pertenecientes a sectores más vulnerables, me refiero a la gente humilde, a los hombres y las mujeres que junto a sus hijos, no saben qué hacer, solo buscar ayuda en las redes, quejándose amargamente de lo que está ocurriendo en tierra cueruda. 

A juicio de quien escribe, esto es inaudito, comprendemos que el problema del agua es un tema global, que la escases representa un desafío para la humanidad entera, es decir no solo para Victoria, sin embargo cuando por “error técnico” en el cambio de válvula de re bombeo por parte de personal de la instancia denominada COMAPA, eso es otra cosa estimados lectores.  

Y si a eso le sumamos que la bomba en cuestión de donde se originó la falla,  tiene más de 20 años sin mantenimiento, tal como lo informó a una escribidora el propio Ayuntamiento, cuando nos avocamos a cuestionarlo sobre este álgido asunto, la verdad nos hace reflexionar: ¿En que se están gastando los recursos, si no es en las prioridades de la ciudadanía? Como prioridad sin duda lo es el tema del agua y consecuentemente la modernización del sistema hidráulico, invertir en una nueva etapa del acueducto, así como capacitar constantemente al personal técnico y contar con un plan eficaz de prevención de riesgos. 

Sin embargo, más allá de justos reclamos e indignación, la población lo único que desea y merece además es una solución pronta y expedita a este problema,  antes de que empiece a cobrar facturas mucho más elevadas, porque es sabido que durante esta situación, se han suspendido clases, como también servicios hospitalarios y muchas otras actividades que ponen en grave peligro  a cualquier persona adulta, y más grave aún a la niñez, o las personas de la tercera edad. Esto sin contar con las altas temperaturas que en toda la república se han venido suscitando, lo que hace todavía más complicadas las cosas. 

Definitivamente, esto no puede continuar, la gente de Victoria como de cualquier otro punto de la tierra, no debería pasar sed, menos cuando esto es un aspecto esencial de la vida humana, no por nada es un derecho consagrado en los Tratados Internacionales, por lo que los gobiernos deberán garantizarlo, en todo lo que esté en sus manos.  

Por ende, es menester que lo ocurrido en Victoria, sirva como ‘parteaguas’ para que todas las autoridades, además de la obligación constitucional de proveer a la ciudadanía a la que gobierna del máximo grado de bienestar y procure en todo lo posible de evitar contingencias como la ausencia de agua y todos los problemas que con ello se derivan, y luego tener que atender un grito al unísono: “Auxilio, queremos agua” 

 La Autora es Escritora y Activista, Fundadora de Vive Mejor Ciudadano A.C.  Impulsora de Sala de Lectura Infantil y Juvenil.   Miembro de Comité Plural Noreste de México.