Andan muy nerviosos…
Por: Rosa Elena González | 2018-02-09 04:35:29

Nos guste o no los sondeos de opinión siguen situando al candidato de MORENA, Andrés Manuel López Obrador, con una gran ventaja sobre sus oponentes.

De hecho su más cercano seguidor trae más de 10 puntos de desventaja, y que el tabasqueño siga sin bajar en las encuestas, definitivamente, trae muy nerviosos a los candidatos de las principales fuerzas políticas del país.

Pero con todo y que continúa repuntando en las encuestas los priistas y panistas parece que se empeñan en ayudarle a seguir creciendo, siguen atacándole y el resultado es que el respetable esté con aquel a quien le echan montón.

No es que sea el mejor candidato o la gente esté totalmente convencida que es un hombre honesto y bueno,  lo que sucede es que es el instrumento que el pueblo tiene para manifestarse en contra de los partidos que le han gobernado.

Es el arma de la inconformidad, el hartazgo, el querer experimentar con la esperanza de que las cosas sean mejores.

¿Andan muy nerviosos los priistas, panistas y aliados?, claro y razones tienen de sobra, no han podido hacer que sus candidatos alcancen al puntero en las preferencias electorales.

Lo peor es que aunque  tiene más de 18 años encampañado no ha bajado el ánimo y un montón de gente se sigue manifestando a su favor cuando ya deberían cuestionarle.

Antes se decía que era solo la gente necesitada, inconforme por todo y con todo, los rijosos, quienes apoyaban al Peje pero ahora hasta los dinerosos se adhieren a su proyecto que, al ir creciendo, ha servido para que políticos de todos los colores voltearan a ver con buenos ojos a quien hace unos años sólo les merecía insultos y eso sí es para preocuparse.

En fin, la situación es que cada vez trae más nerviosos a sus oponentes políticos, lo peor para ellos es que mientras se desgastan tratando de que el Peje baje en las preferencias electorales sólo le dan más armas para seguir a la alza.

Y no, Andrés Manuel no es el mejor candidato, sólo es el instrumento de venganza que el pueblo tiene para manifestarse en contra de los partidos que le han gobernado.