Amigos…
Por: Rosa Elena González | 2018-02-13 05:20:55



Aunque por acuerdo de la Asamblea de las Naciones Unidas el 30 de julio es declarado Día Internacional de la Amistad, mañana 14 de febrero también es un buen día para festejar que existen los amigos.

Igual sirve para reflexionar quiénes son nuestras verdaderas amistades, porque aunque suene romántico la verdad es que un amigo sincero no es el que se adquiere de acuerdo a los ceros en las cuentas bancarias, una amistad verdadera es de gran valía, tenerla no tiene precio, es un gran tesoro difícil de encontrar, y cuando se tiene, se debe cuidar en todo momento y en cada lugar.

No hay dinero que la pueda comprar, porque además no se puede adquirir en ningún supermercado, no se da en cualquier árbol ni se encuentra en cada esquina, es la que se ensambla con el alma y pedacitos del corazón.

La amistad se debe cultivar todos los días, con esmero, abonarla con paciencia y comprensión, regarla constantemente con palabras de aliento emanadas del corazón para que crezca, se fortalezca y perdure hasta el último aliento.

Un verdadero amigo es aquel que está siempre, no te abandona en la desgracia, si caes te ayuda a levantarte, ríe tus alegrías y llora tus tristezas, se alegra con tus triunfos y sufre tus derrotas.

Una amistad verdadera no requieren de un día específico para manifestarse, tampoco se basan en cuánto tienes, no requiere de regalos costosos, sólo necesita sinceridad, comprensión, solidaridad, lealtad y que las personas entiendan que esa es la verdadera valía de las grandes y duraderas amistades.

Muchas veces lo he dicho, pero hoy lo reitero, la amistad es una cajita de cristal, limpia y transparente, resistente a toda prueba, en ella se guardan los sentimientos más puros y está ensamblada con el alma, sueños y pedacitos del corazón.

Malo es que en estos tiempos la amistad también sufre los daños colaterales de los grandes problemas que aquejan a la nación, hoy hay quienes son capaces de traicionar a su más fiel amigo, venderlo por unas cuantas monedas para poder sobrevivir eso es triste, llena de desilusión y lo único que se espera es que pronto todo tenga solución y las amistades no oferten a conveniencia su corazón.

Las verdaderas amistades son capaces de enfrentar al mundo para conservar sus afectos, un amigo es aquel que da aliento, perdona, impulsa al éxito, escucha, aconseja, no se deja llevar con conveniencias ni prejuicios y aclara los malos entendidos.

En síntesis, la amistad debe de ser tan grande y fuerte que no se dejen arrastrar por el oleaje de la conveniencia, lejos del cuánto tienes, cuánto te aprecio, no es de sexenios ni trienios o candidaturas, debe permanecer siempre y ser como la propia cajita de cristal que refleja la pureza de los sentimientos.

vida.diaria@hotmail.com,Twitter@VidaDiaria1, FB Rosa Elena González, www.vidadiaria.com.mx