“Alto a la violencia”, exige el magisterio



Atentados brutales contra dos maestros en activo, pusieron en pie de lucha al sector magisterial, el cual tomó la calle y exigió a los tres niveles de gobierno seguridad y protección para los docentes, pues los hechos de violencia se registraron mientras los mentores ejercían su actividad profesional en las aulas.

La protesta se dio mientras otro estallido de violencia, que sacudió a Reynosa desde horas de la madrugada, incendió el sector poniente de esta frontera, tras que hombres armados prendieron fuego a neumáticos, bloquearon el acceso poniente y se confrontaron con la milicia.

La protesta magisterial, escenificada ayer a medio día frente a la presidencia municipal tras una marcha de unos 2 mil profesores por el boulevard Morelos, concluyó cuando maestros y maestras mostraban pancartas exigiendo fin al clima de inseguridad que flagela a la ciudad, y que ya alcanzó a las aulas.

El sector magisterial dio vivas muestras de rechazo a la violencia contra sus miembros, por lo que exigieron ser considerados dentro del Foro de Seguridad Pública que el próximo lunes presidirá aquí el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Los maestros inconformes fueron atendidos en Palacio por el secretario del Ayuntamiento, Roberto Carlos Rodríguez Romero, quien provisto de un espíritu de servicio y conciliación logró apaciguar los ánimos, pues ofreció la mejor disposición del Ayuntamiento para canalizar esa inquietud ante las autoridades correspondientes.

Rodríguez Romero dio a conocer a los manifestantes que la alcaldesa Maki Ortiz intervino para que el próximo lunes 8 de octubre el Gabinete de Seguridad celebre su Sesión en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional en esta ciudad. “Viene el señor Gobernador a presidir esa reunión del Gabinete de Seguridad”, dijo el funcionario a los manifestantes y les presentó la opción de portar él sus peticiones y quejas o abrirles un espacio para que los escuchen de viva voz, por lo que pidió comisionen un representante.

Los profesores agradecieron la atención del Gobierno municipal y entregaron su pliego petitorio al licenciado Roberto Carlos Rodríguez, quien a solicitud de los manifestantes lo entregará al Gabinete de Seguridad.

La Dirección de Tránsito y Vialidad y de la Coordinación de Protección Civil y Bomberos recibieron instrucciones para brindar asistencia al grupo de maestros durante su recorrido y estancia en la plaza principal, para evitar incidentes durante su manifestación.

En los hechos de violencia contra miembros del magisterio, un profesor fue “cañoneado” en el propio plantel educativo, y en otro caso, un mentor fue sacado de su escuela por cuatro sujetos y agredido a balazos en una brecha.

El sector magisterial exigió freno a la violencia contra los docentes y demandó protección a los centros de trabajo, a efecto de que el ejercicio profesional de la docencia no sufra represalias por parte de la delincuencia organizada.

Por el número de participantes, esta es una de las más importantes manifestaciones de protesta que se han dado en Reynosa en las últimas décadas, desde la confrontación de los prestadores del servicio del transporte colectivo en los ochenta, que hicieron de la ciudad pasto de llamas.

El incidente de los maestros muestra hasta qué grado ha llegado la violencia en la ciudad, por lo que de nada serviría el decreto de la zona franca de López Obrador; el descenso al 8 por ciento del IVA y duplicar el salario mínimo de los obreros, si la inseguridad ni siquiera deja impartir en paz el conocimiento a los docentes.

De otro lado, deje decirle que en Matamoros, al asistir a la ceremonia de graduación del Instituto Nacional de México, el alcalde Mario Alberto López Hernández hizo referencia a sus antepasados familiares, entre ellos, su bisabuelo Alejandro López, quien también fue Presidente municipal de este municipio: “Traigo una carga muy fuerte en la espalda, por lo que tengo que sentirme muy orgulloso; pero yo tengo un gran compromiso y ese compromiso se llama Matamoros”.

Sin un discurso escrito, López Hernández se dirigió a los graduandos de la 75 Generación de egresados del INM, -antes Instituto Tecnológico de Matamoros- a quienes exhortó: “Sean luchones, no se dejen; sean tercos, tenemos que ir por esas metas a donde queremos llegar. Cuando somos jóvenes determinamos en ese lapso de tiempo, sueños y anhelos sobre lo que queremos ser de grandes; aquí apenas inicia el trabajo que van a prestar a la sociedad y a la nación; hoy les aconsejo que determinen objetivos y que cada 5 años los fijen nuevamente porque vamos cambiando, somos evolutivos, siempre rompan barreras”, les recomendó.