Alcaldes, desesperación presupuestal



 

La determinación de muchos alcaldes del país para tratar de entrevistarse con el presidente de la República, Don Andrés López Obrador, tuvo gran connotación este martes, ya que, en un acto de desesperación presupuestal, los ediles fueron en busca de diálogo y según la información que casi todos ellos enviaron a sus colaboradores y a la ciudadanía es que, en lugar de recibirles, fueron desalojados mediante el uso de gas lacrimógeno, cuándo trataron de entrar al Palacio Nacional.

Es claro que los recursos para municipios, pero, también para estados, se limitarán en el presupuesto de egresos del 2020, porque la administración federal busca cambiar el destino de los recursos públicos, porque, de otra forma será imposible que haya dinero para los programas sociales que tiene en mente el grupo en el poder federal.

Además tienen ya experiencia en el asunto de retener los presupuestos para los programas, sabedores de que no pasa nada y que, aunque haya protestas por unas semanas, o quizá meses, los ciudadanos no pueden pasarla todo el tiempo en las calles para demandar un respaldo que nunca llegará debido a la existencia de lenguajes políticos diferentes.

Entre los presidentes municipales de Tamaulipas que anduvieron por allá, se contaron el victorense, Xicoténcatl González Uresti y el de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuéllar, ambos del partido Acción Nacional, aunque uno, éste último con mucho más recursos en su municipio que el otro.

Además, es el momento adecuado para hacer gestión a efecto de lograr un mejor presupuesto para el 2020, el asunto es que, las formas cambiaron, porque antes los señores alcaldes hablaban con sus compañeros de elección, los Diputados Federales e incluían a los Diputados Locales, porque también su representación tiene peso, puesto que, son la instancia más cercana a los ciudadanos y pueden dar testimonios adicionales sobre la importancia de elevar en cualquier porcentaje las participaciones que la Federación otorgue a los gobiernos municipales, en el entendido de que, de sus territorios es de dónde salen los impuestos para la Secretaria de Hacienda.

Hay un comentario en el sentido de que, los alcaldes que acudieron a Palacio Nacional y se apostaron frente a la Puerta Mariana del inmueble, llegaron muy temprano, que, para las seis de la mañana ya estaban allí, bien tomados de café y hasta desayunados, porque no tenían idea hasta que hora protestarían, en el entendido de que, iban dispuestos a esperar todo el día.

También se comenta que hicieron bien los presidentes municipales en acudir en búsqueda del titular del Poder Ejecutivo Federal, porque tan presidentes son ellos como él, solo que, cada cual en su nivel y aquello que no será válido es que se queden en sus despachos de la alcaldías en espera de mejor presupuesto para el 2020, mismo que no les llegará, porque las prioridades de Don Andrés López Obrador, jamás serán las de los alcaldes.

Por cierto, algunos de los munícipes, se adelantaron a decir que la determinación de llegar hasta Palacio Nacional, que no fue una ocurrencia, sino una estrategia que los ciudadanos apreciaron correcta, aunque, el Diputado del Partido Movimiento Ciudadano, Mario Ramos Tamez, que fue compañero de campaña del González Uresti el año pasado, consideró que el panista se equivocó, porque piensa que se rebajó al optar por el regateo de recursos presupuestales, cuándo debió de llegar con una docena de proyectos bajo el brazo para la gestión de recursos.

Total el Legislador criticó la acción del alcalde en todos los sentidos y hasta dio a entender que los recursos del municipio de Victoria se destinan a acciones que en nada benefician a los ciudadanos y que ir a pararse frente a la puerta de Palacio Nacional no es una gestión, por tanto debe de cambiar las formas y pensar en una estrategia diferente.

Desde luego, habla así, porque no tiene necesidad de dinero para mantener vivos los programas y actividades del municipio y en realidad, hasta debería de echarle una mano al alcalde, quien fue su compañero de campaña y por el cual ganó la Diputación Federal el año pasado, cosa que sí hizo otro de los Diputados Federales, Juan Carlos Romero Hicks, quien vía sus redes sociales, se puso del lado de los 300 alcaldes que respondieron al llamado del dirigente de la Asociación Nacional de Alcaldes, Enrique Vargas del Villar, para ir a demandar en forma directa al presidente de México una respuesta oportuna y concreta para las necesidades financieras de los Ayuntamientos.

El Legislador panista, exteriorizó que López Obrador, debe saber de viva voz de los alcaldes que tienen necesidades básicas para pagar agua, luz, bacheo y seguridad,  las cuales tienen que contar con respaldo presupuestal en el 2020.

El episodio fue bueno, generó una gran expectación en el ámbito nacional y aunque los resultados no eran los esperados, porque en realidad, los alcaldes pensaron que el presidente de la República se signaría a recibirlos, pero, a pesar de que eran 300, no lo hizo, en tanto que, su disertación en la conferencia de prensa matutina, fue más prolongada de lo normal, quizá con la idea de no dar esperanzas a los alcaldes de que, si terminaba de hablar ante los periodistas, que tendría tiempo para ellos.

Además, tampoco se esperaban que varios de ellos recibiesen gas lacrimógeno, para impedir de traspasaran la puerta Mariana de Palacio Nacional.

Si el Gobierno de la República no se pone en las botas de los alcaldes, estos tendrán que dejar de lado muchos programas y actividades que impactarán en el deterioro de las ciudades y comunidades, su fortaleza financiera no es adecuada como para sostener la misma calidad de los servicios públicos y la capacidad para invertir ha desaparecido en forma paulatina desde hace varios meses, de ahí, que los 300 se vieron obligados a dar la lucha por mejores presupuestos, por ello el alcalde de Victoria, consideró que por ser la autoridad más cercana al pueblo, puede apoyarles, de manera que, se mantendrán en la lucha por una respuesta correcta.

Una cosa más, algo que deben tener presente los alcaldes, es que, en la disminución de los recursos para estados y municipios, prevalece una lógica política y partidista, es decir, los alcaldes y los gobernadores del Partido Regeneración Nacional, podrían contar con mejores recursos para el 2020 y los demás, que le hagan como quieran, en el entendido de que, malos resultados de gobiernos municipales, permitirán a Regeneración dar pasos seguros para ganar las elecciones municipales de los próximos años.