Ajustan los amarres…



El reloj marcaba las 9 de la mañana y en un establecimiento de gorditas, al norte de la capital tamaulipeca la mañana transcurría sin novedad,  en una de las mesas el tema político era el principal ingrediente, el que le daba sabor a las tradicionales de costilla, moronga y chochas.

En la mesa contigua el tema era el mismo, diría una amiga,  entre un caballero y uno no tanto, el primero Mario Arizpe, exdirector de Desarrollo Social en la administración municipal de Alejandro Etienne Llano, el segundo José Benites, exsecretario, por circunstancias, de SEDESOL estatal al finalizar el mandato de Egidio Torre Cantú.

Pudiera creerse que la reunión era porque ambos son priistas e igual trabajaron en la administración pasada los asuntos del desarrollo social, uno estatal y otro municipal, pero al fin y al cabo ambos victorenses.

Pero no, aunque Mario trabajó en administración priista su corazón no late tricolor, además la reunión no era para recordar tiempos sedesoleros, tampoco a sus exjefes, sino por asuntos políticos donde los amarres no pueden faltar.

Todo para estar listos y ver de cómo les tocará en el proceso electoral que se avecina, ¿Por qué? Pues porque Mario Arizpe será el candidato del Partido Verde Ecologista de México a la presidencia municipal de Ciudad Victoria.

Aunque a decir verdad no se cree que Benites tenga capacidad de negociación y que los acuerdos se dan en esferas más altas, sí puede colaborar en los acercamientos, en este caso de Mario Arizpe con el PRI que no es santo de la devoción de muchos priistas.

¿Por qué será Mario Arizpe el candidato del PVEM a la presidencia municipal de Victoria? Sencillo, su familia tiene mano, voz y voto en ese instituto político en tierras cuerudas, son los dueños, por lo tanto el muchacho ya anda midiendo como para cuánto le va alcanzar.

Es un hecho que la presidencia de la capital tamaulipeca no va a ganar, su incursión no le alcanzará para tanto pero es un hecho que el entrar a la contienda ya lo mete al juego político, y claro algo resultará, cuando menos la dirigencia del PVEM local o estatal para planchar y en el 2019 en la lista plurinominal estar, bueno, si es que les alcanzan los votos.

Como también es un hecho que el voto que más puede fraccionar Mario es el tricolor, hasta por confusión, recordemos que para la nacional PRI-Verde van en coalición.

Por lo tanto más que plática o almuerzo en las gorditas entre Arizpe y Benites para saludarse el tema principal era político, y claro, qué papel jugará cada uno en los partidos que antes eran aliados en Tamaulipas.

El Partido Verde no está acostumbrado a jugar solo, siempre ha servido de rémora para los intereses del partido en el poder y claro donde los verdes también han sacado su ganancia.

En fin, la situación es que Mario Arizpe será el candidato del PVEM a la presidencia municipal de Victoria, razón por la que puede ser que ya comenzaron los acuerdos con los tricolores, para indirectamente ir en el mismo barco, esperando no hacerse daño.

Todo puede suceder, como dijera la Chimoltrufia, será el sereno, pero justo ayer Mario Arizpe se reunía con el secretario de Operación Política del PRI, José Benites, y si la plática estribó en temas políticos, de cómo andan en estos tiempos y qué esperan los partidos políticos en el proceso electoral de este año. Tal parece que se ajustan los amarres.