Ahora son el acero y el aluminio



Las definiciones de candidatos, como la fruta madura cae de los arboles, así uno a uno se definen día tras día, en algunos casos muy planchado el proceso pero en otros el golpeteo bajo la mesa deja dolidos que pronto voltean y se ofertan a otros Partidos Políticos.

De llamar la atención el caso de Maki por Reynosa ya que quienes gobiernan Tamaulipas el día de hoy son de esa frontera y hasta hoy se han caracterizado por la mano firme con la que han tomado decisiones políticas ,económicas y sociales.

De que se valió doña Maki, que tuercas apretó, quien logró que dieran marcha atrás en lo que parecía un “arroz cocido” y que tras ofertarle un buen lugar en las diputaciones federales y posteriormente mejorárselo, para despreciarlo finalmente, seguramente fue por alguna razón de mucho peso y solo puedo pensar en el candidato presidencial mas vituperado en los últimos días.

Sin embargo dejará severas lesiones en su relación con el Ejecutivo, con quien sabemos tiene marcadas y profundas diferencias desde hace ya muchos años.

Sin embargo, la definición de Reynosa y el resto de las presidencias municipales y su disputa por el poder solo me hace pensar que el “negocito” debe estar muy bueno.

Sea el ayuntamiento con más recursos o el más modesto, el Presidente tiene a su disposición una bolsa que después de pagar a quienes apoyaron en su campaña con contratos de construcción o puestos en su administración, mantener al cabildo contento, prestar medianamente los servicios públicos, hacer uno que otro evento de carácter social y administra la nómina y el gasto corriente le debe quedar un 20% libre.

Libre de polvo y paja, solo se tiene que esforzar su financiero por cubrir los requisitos que exige la Auditoria a través de solicitar facturas falsas, simular obra o adquisiciones, así como hacer trabajos de pésima calidad e inflar los precios.

Debe ser un gran negocio en todos los Ayuntamientos del país, siempre administrar el dinero ajeno es muy redituable ya que a pesar de la alta inseguridad que se vive en muchos lugares, en especial Reynosa encabeza la lista de las ciudades más inseguras, se esté dispuesto a tomar tal responsabilidad.

En lo económico, a pesar de los acuerdos que por años se construyeron en la Organización Mundial de Comercio, OMC, y que hasta el día de hoy se respetan ya que sirven de regulador de conflictos comerciales entre países y corporaciones, a pesar de que ha sido el constructor y facilitador de la apertura comercial de la que todos gozamos en el mundo, Donald Trump esta semana anterior unilateralmente anunció y amaga con imponer un arancel del 20% al acero y del 10% al aluminio.

Las reacciones de sus principales socios comerciales, como Canadá, no se hicieron esperar y ya todos están listos para responder con medidas proteccionistas que perjudiquen a Estados Unidos.

México no se quedó atrás y ya los poderosos industriales de la minería, que en su mayoría sus capitales son americanos también exigen al Secretario de Economía, Idelfonso Guajardo, prepare una batería de acciones en represalia por si esto se confirma en los próximos días.

Suenan los tambores de guerra, un gravamen de esta magnitud trastornaría el modelo de negocio y la estabilidad con la que entre otras, la industria automotriz trabaja y tiene fijados sus costos.

Pareciera que Donald Trump ahora si no se midió, solo podemos reflexionar que esto le puede costar muy caro entre la comunidad empresarial, pero políticamente reforzará su aceptación entre los ciudadanos que realmente creen que se debe cerrar la economía americana a otras naciones.

Para rematar, posiblemente muchos podrán cuestionar a don Enrique, sin embargo su muerte marca el fin de una etapa política de nuestra entidad, en paz descanse don Enrique Cárdenas González. 

pensadorobles@yahoo.com.mx