Agua, Gas y Drenes



 

El Municipio de Victoria tiene una población de 346 mil 029 habitantes, según el Censo del INEGI del año 2015.

Representa el 10.05 por ciento de la población del estado, que asciende, de acuerdo al mismo censo a 3 millones 441 mil 698 personas.

Victoria capital de Tamaulipas, es además punto de confluencia e interacción económica de 18 municipios más de la región central de la entidad.

Se trata de Abasolo, Bustamante, Casas, Cruillas, Güémez, Hidalgo, Jaumave, Jiménez, ,Llera, Mainero, Miquihuana, Padilla, Palmillas, San Carlos, San Nicolás, Tula, Soto la Marina y Villagrán.

Este grupo de municipios suma una población de 196 mil 752 personas, que al añadirse a la de Victoria, llega a 542 mil 781 ciudadanos, un  15.77% de la población estatal.

El desarrollo económico del municipio de Victoria, por tanto tiene un efecto relevante en la región central del Estado.

Una de las menos desarrolladas, si lo comparamos con Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo o la Zona Conurbada Tampico-Madero Altamira. Solo superior a Mante y los municipios del sur.

La dinámica económica actual de la ciudad gira en torno a la derrama que generan las compras de los gobiernos estatal, municipal, delegaciones federales y Universidad; así como la derrama salarial en sus burocracias.

Se complementa con las actividades agrícola, ganadera, citrícola, comercial y unas cuantas platas maquiladoras.

Su capitalidad es la principal fortaleza actualmente, pero debe impulsar el desarrollo de otros sectores productivos pues  su capital humano está emigrando a otras regiones del estado, país y extranjero ante la falta de oportunidades laborales.

Para propiciar ese desarrollo regional, Ciudad Victoria requiere con urgencia dos elementos claves para la llegada de inversiones fuertes:  agua potable suficiente y gas industrial.

En el caso del agua potable, se requiere hacer realidad la segunda línea del acueducto “Guadalupe Victoria” que viene de la presa “Vicente Guerrero” a Ciudad Victoria.

La obra quedó proyectada desde 1992 cuando el entonces gobernador Américo Villarreal Guerra inauguró la primera línea. Han pasado ya 26 años y no se ha cavado un metro de zanja.

Fue uno de los compromisos de Enrique Peña Nieto cuando realizó campaña por Tamaulipas. El proyecto ejecutivo está avalado con todos los estudios, pues llegó incluso a tener número en la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda. 

Se canjeó por el acuaférico que a pesar de que tiene dos años de concluido no entra en operación.

Andrés Manuel López Obrador, en su campaña presidencial, también comprometió la obra de la segunda línea del acueducto. La tiene más fácil pues la tarea de los proyectos está hecha, solo falta el capital.

La otra obra urgente es un ramal del Gasoducto Los Ramones, que pasa por el cercano municipio de Villagrán, para conectar al parque industrial de Ciudad Victoria.

Son dos obras valiosísimas para el municipio de Victoria y la región centro de la entidad, en aras de detonar su desarrollo y abatir rezagos muy severos en relación a otras zonas de la entidad.

Y de pilón, una tercera obra. El drenaje pluvial para ciudad que tiene desde hace años los proyectos ejecutivos y su viabilidad, debidamente aprobados por la CEAT y CONAGUA. 

Consisten en el Dren Poniente, Dren Sur, ampliación del Dren Rielero y otros ajustes dentro de la ciudad. Necesarísimos para evitar que cada tormenta se lleve el pavimento asfáltico de gran parte de la ciudad.

Tan grave es el problema, que  podemos decirle a AMLO, “Victoria te recibe con los baches abiertos”, en lugar de “los brazos abiertos”.