Adiós debates
Por: Javier Terrazas | 2018-06-13 05:17:42

 

Bien pues terminó el tercer debate entre los cuatro candidatos presidenciales y ahora si tendrán que entrar de lleno a las estrategias de territorio y redes sociales para mejorar sus números.

Faltan 15 días de campaña y 18 para la contienda, de tal forma que se puede hablar de la recta final en donde cada acierto debe contar y sobre todo cuidar mucho los tropiezos.

Los resbalones pueden ser fatales en esta etapa de mayor riesgo para los candidatos.

Si usted tuvo oportunidad de ver anoche el debate, sus impactos en los porcentajes de las preferencias serán mínimos.

Ni las acusaciones de una u otra cosa, ni la verborrea fueron suficientes para desbancar al puntero.

El problema de los debates en ésta era de las nuevas tecnologías de la información, es que prácticamente no hay sorpresas, pues todo se revela y se pretende aclarar previo al debate.

Otra circunstancia es que ninguno de los cuatro candidatos tienen grandes dotes de orador y el poder de convencimiento de los electores a través de su pensamiento político.

Fue mucha verborrea sobre lo mismo que han machacado en el “bombardeo publicitario” de los spots que ya tienen saturada a la población.

Hay que recordar que los debates son una herramienta  que va dirigida a los ciudadanos en general, pero el verdadero destinatario es el elector indeciso o aquel que votará por primera vez.

Es ese mosaico de electores los que en caso de que hayan tenido oportunidad de presenciar del debate, puedan reflexionar a quien dar el sufragio en base al desempeño que tuvieron.

El resto de los ciudadanos difícilmente cambiará su decisión que ya está tomada.

Por ello, en los análisis pos-debate y en los sondeos sobre el desempeño de los aspirantes, las posiciones son encontradas.

Cada quién vio ganar al candidato con el que se identifica y tiene argumentos para rebatirle a los adversarios.

Creo que estos ejercicios son buenos, porque se conoce mejor la forma de pensar  de los candidatos y preparación para el desempeño de una delicada responsabilidad.

En análisis profundos de sus propuestas, pensamiento político y honestidad de sus palabras, se pueden encontrar algunos datos adicionales sobre quien está mejor preparado para la misión  en juego.

Para aquellos que no tienen aún definido si van a votar ni por quién hacerlo, tienen un espacio importante de reflexión.

Son 15 días de campaña y los tres sin campaña.

Aunque el tema central de la masa será el a partir del jueves el Mundial de Fútbol que se juega en Rusia,  habrá espacios en las sobremesas para hablar de la política.

Ojalá que no tomemos la decisión con los pies, por aquello del fútbol y que nuestra política “anda de la patada”.

Por algo hay muchos futbolistas como candidatos.