80 Días



Faltan ochenta días para que los cerca de 2 millones 630 mil electores tamaulipecos acudamos a las urnas el 2 de junio a votar para renovar el Congreso Local.

El antecedente de la elección inmediata anterior, es decir la realizada el 1 de julio del 2018 dejó una votación del 61.12 por ciento. Muy difícil de alcanzar.

En la pasada contienda, además de elegir los 43 alcaldes tamaulipecos, votamos por 9 diputados federales, 2 senadores de mayoría y el presidente de la república.

El fenómeno electoral que representó Andrés Manuel López Obrador, disparó la asistencia a las urnas, además de que fueron elecciones múltiples.

Difícilmente se volverá a dar una votación de esas características, por lo que regresarán a sus niveles ordinarios del 50 por ciento o menos.

En especial ésta elección intermedia que podría ser la más desangelada, ya que por vez primera se eligen solamente Diputados Locales al Congreso del Estado.

Un factor que puede influir en menor asistencia a las urnas es el hecho de que aún con los 80 días que faltan para la votación, no se han formalizado las candidaturas de ningún partido.

Todos están en espera de las aprobaciones finales y está latente la posibilidad de cambios y ajustes que den las dirigencias nacionales.

Mientras los partidos están en sus revisiones,  lo que sí se mueve son las estructuras de los poderes con sus acciones de política social.

Unos haciendo padrones para integrar a los beneficios sociales como becas estudiantiles, apoyos para adultos mayores, microcréditos para emprendedores, acciones para producción rural.

Y otros en el reparto de despensas alimenticias para familias de condición precaria, conciertos musicales para jóvenes, atendiendo rezagos con maestros y burócratas, activando programas de bacheo y otro tipo de obras. 

En tanto que el árbitro electoral, inmerso en la organización de los detalles alusivos al proceso, pero sin percatarse de la movilidad de las estructuras haciendo clientelismo electoral.

La novatez de la Consejera Provisional del IETAM, María de los Angeles Quintero Rentería, ya incomodó a partidos como el PT y el PRI, que a través de sus dirigentes Alejandro Ceniceros y Yahleel Abdala, cuestionaron que el INE no resuelva la selección del  relevo.

Pues todo indica que sea ratificada para que termine el proceso, con el infantil argumento de que entre las decenas de aspirantes no hubo uno solo con el perfil apropiado.

La elección del 2 de junio es importante para Tamaulipas, se trata de definir al Poder Legislativo, que entre sus principales acciones tiene crear nuevas leyes o actualizar el marco jurídico vigente; aprobar los presupuestos y una muy relevante, fiscalizar el gasto público del Estado y 43 Ayuntamientos.

Candidatos, partidos políticos, el IETAM sea quien sea su presidente o presidenta y el propio INE que es corresponsable, deben  hacer la publicidad  suficiente para motivar la participación ciudadana.

El reto es que pueda ser una votación amplia que defina con claridad primer quien pueda tener mayoría en el Congreso y que éste órgano tenga el suficiente respaldo ciudadano para erigirse en un auténtico Poder  Autónomo.

La tarea no es fácil, algunos actores de éste proceso “nadarán de muertito” pues es lo que les conviene.

Así que queda en la responsabilidad de la ciudadanía, la promoción de ésta elección y su relevancia.

Puede ser la primera ocasión en que los Diputados Locales tengan una verdadera representación de los electores de sus territorios, no solo por votarse en forma exclusiva, sino por  el número de sufragios con los que lleguen.

Y faltan solo 80 días para motivar.