Cataluña: Jaque al Mundo



La declaratoria de independencia de Cataluña con respecto a España pone entredicho las diferentes tendencias en el mundo, rompe los esquemas políticos de analistas reconocidos y pareciera que no ensambla en la geopolítica mundial actual. Por un lado, a los que declaraban con triunfalismo el rescate de los “valores nacionalistas” sobre las posiciones de globalización del planeta, y que se materializaron en dos grandes éxitos, pero limitados, en el mundo: 1- El triunfo de Donald Trump en Estados Unidos de América. 2- El Brexit, es decir, la salida de los británicos de la Unión Europea. Estos dos hechos políticos no generaron una reacción en cadena en el mundo; al contrario, los europeos votan por una estabilidad continental, ya que en las elecciones recién pasadas en Francia y Alemania no triunfan las posiciones nacionalistas, ni la separación de la UE. Hoy España obtiene el apoyo velado y directo de los altos mandos de la Unión Europea ante la declaratoria de Cataluña, cuando fueron ellos quienes en su momento se nutrieron de la desintegración de la Unión Soviética, países como Bulgaria, Eslovaquia, Hungría, Polonia, por citar algunos. Hoy le dan la espalda a un principio democrático, como es el referéndum, que ellos mismos impulsan en sus países democráticos para formar parte de la UE. Por otro lado, Cataluña tampoco encuentra eco en las posiciones conservadoras, ni con los británicos ni con Donald Trump, ambos desconocen la declaratoria de independencia. Todo aquello que en su momento Trump impulsó e invitó por el mundo a hacer ante el avance de la globalización y que es “el rescate nacional de los países”, se volvió teoría, nunca realidad. Es decir que Cataluña no encuentra apoyo ni de las posiciones más globalizadoras, como es la Unión Europea, ni de las posiciones más nacionalistas y conservadores del mundo como es Trump. Cataluña entonces plantea un problema no sólo interno para la propia España, sino para el mundo. Para Madrid significaría perder, no sólo un pedazo de su territorio, sino perder su poder al interior ante otras provincias autónomas que demandarían más delante su posible independencia y que también supondría una debilidad mayor en la misma Unión Europea ante países como Polonia, Holanda, etc. Al mundo le plantea el problema de que quizás ya no hay cabida para nuevas naciones, y más si éstas provienen de Europa occidental. Que la democracia occidental también tiene un límite, que podemos ser divergentes pero no tanto, más bien debemos mantener cierta uniformidad. Mientras Cataluña se encuentra en el limbo político. La mejor opinión es la suya, saludos. (*)Lic. Mauricio Morán Olmos, Director de Metodología del IMO mauricio.moran21@gmail.com Página web de IMO http://imocorp.com.mx El Instituto de Mercadotecnia y Opinión es una agencia encuestadora mexicana independiente, representa a México en el ISSP (Programa Internacional de Encuestas Sociales) y pertenece a la Asociación Mundial de Investigación de la Opinión Pública WAPOR.