Urge nueva clase política
Por: Darío Martínez Ozuna | 2017-10-25 03:29:37



En la década de los ochentas, el guerrerense Francisco Ruiz Massieu, escribió el libro: La Nueva Clase Política, donde comentaba el surgimiento de una nueva generación con características singulares, pero con los años, esa clase gobernante decepcionó al pueblo, y el autor mencionado fue brutalmente asesinado. Esa generación tecnocrática desplazó a los políticos que como Jesús Reyes Heroles, Enrique Olivares Santana, Rodolfo González Guevara, Jesús Silva Herzog…demostraban su experiencia, preparación, honestidad, patriotismo y sensibilidad, a diferencia de los tecnócratas que mancharon la política con tanta corrupción, ineptitud, soberbia, asesinatos, “Colosio”. Además presumían doctorados de universidades extranjeras, pero desconocían la geografía y el alma mexicanas. El pueblo está harto de los políticos con elevados sueldos y de los partidos que se llevan exagerados presupuestos que pertenecen al pueblo, ¿y para qué si no hay democracia? La sociedad espera una nueva generación política que acabe con tanto vicio, nepotismo, corrupción. Afirmaba Justo Sierra y parafraseaba Luis Donaldo Colosio: “el pueblo tiene hambre y sed de justicia”. En otra reflexión. El hombre ha construido grandes obras urbanas, sociales y científicas, pero el hombre ha olvidado construir la más grande obra universal. Ha olvidado construir al hombre grande en la libertad, grande en la justicia, grande en el progreso, pero sobre todo ha olvidado construir al hombre en su crecimiento personal. Todos los días vemos la danza de los millones invertida en la construcción de edificios con cimientos débiles, pavimentación de calles con socavones, olvidándose aumentar el presupuesto a la educación, cultura y el deporte que dan valores, salud, prosperidad y grandeza a los pueblos y acaban con la violencia, inseguridad, ignorancia y mediocridad. Son los instrumentos que salvan a la sociedad. Las autoridades deben ocuparse y preocuparse de estos segmentos. URGENTE Termino comentando que las despedidas son tristes y alegres. Tristes porque se fue algún familiar o amigo por el camino sin retorno y alegres porque se van a descansar al lado del redentor. Recordemos 1ero, 2 de noviembre y siempre dariomartinezo@hotmail.com